16 recursos para motivar a los niños


La
según el diccionario es la preparación mental para ejecutar una acción con interés y diligencia.

Desde mi punto de vista constituye, sin ninguna duda, la clave del . Si nuestros hijos están motivados estarán predispuestos a aprender, a involucrarse en la tarea y a poner todo su empeño en lograr el objetivo.  De esta manera aprenderán las cosas de una manera mucho más fácil y natural.

Por ello, es fundamental trabajar la motivación desde casa para empujarles a desarrollar desde las tareas más cotidianas (recoger los juguetes, vestirse, lavarse, poner la mesa, ir al cole, hacer los deberes, etc…) hasta las más “extraordinarias” que les supongan un reto importante (aprender a montar en bici, a patinar, a nadar, a relacionarse con otros niños, etc.).

Los padres tenemos mucho que ver en ello y hay muchas cosas que podemos aportarles. Os doy algunas “ideas prácticas” que aplico en mi día a día con ellos y que me funcionan:

1.-Contarles CUENTOS e historias es un recurso muy útil y pienso que uno de los más potentes para motivarles y provocarles ganas de hacer cosas… Si escogemos bien los cuentos que les contamos y los sabemos utilizar no os podéis hacer una idea de la influencia que tendrán en su comportamiento.

2.-Hacer de la IMAGINACIÓN nuestra aliada… si conseguimos distraer su atención con algo que les “enganche” les será mucho más fácil hacer lo que tienen que hacer. Puede ser por ejemplo inventarnos un personaje, y convertirnos así en un robot, en un mosquetero o en un detective que les requiera para algo – este recurso les sorprenderá y les hará cambiar el “chip”, porque jugando las cosas se hacen de otra manera. A la hora de utilizarlo es importante tener en cuenta la personalidad y los gustos del niño, si le gustan los caballeros, los piratas, los magos o los animales, etc… Cada niño es único y especial así que no hay una fórmula mágica que valga para tod@s.

3.- Contarles NUESTRAS VIVENCIAS PERSONALES… ¿Os habéis dado cuenta de que os escuchan de otra manera cuando les contáis cosas que os pasaban a vosotros de pequeños? Contar las cosas desde el corazón hará que les “llegue el mensaje” de otra manera y que no lo olviden tan fácilmente.

4.-Que nos vean siempre con ACTITUD POSITIVA, habladles de forma alegre, animada, cantando… que descubran que podemos disfrutar mucho haciendo las cosas cotidianas de la vida (lavarnos, peinarnos, vestirnos, etc..) y que depende de nosotros el hacerlas especiales. La ACTITUD, siempre, lo cambia todo!

5.-Crear NUEVOS HÉROES y nuevos modelos para nuestros hijos… hacer que tengan como referencia a personas que se esfuerzan y que luchan por conseguir sus objetivos…. Habladles de ellas siempre que tengáis ocasión, al ojear el periódico, al ver la tele, al encontraros en la calle con algún conocido, simplemente conversando… contadles lo que les costó llegar hasta ahí, el valor de su esfuerzo y de que en él está la recompensa, en la satisfacción del trabajo bien hecho y de la superación de uno mismo… que vean que ese tipo de personas son los verdaderos héroes de nuestra sociedad y que muchas veces son anónimos.

6.-Reconocer su esfuerzo, felicitarles cuando lo intentan y ponen todo de su parte para que salga bien y no sólo cuando el resultado es bueno… lo más importante es su ACTITUD para hacer las cosas… reforzar sus comportamientos positivos les animará a seguir intentándolo y, por tanto, a seguir mejorando… Recordad que su mayor motivación suele ser nuestro reconocimiento, nuestros aplausos, nuestros besos y abrazos…

7.-Explicarles EL POR QUÉ de las cosas, por qué tienen que hacerlas, cuando las entienden les es mucho más fácil razonar y decidirse a “colaborar”.

8.-INVOLUCRARLES en las decisiones… hacer que se sientan “cómplices” y partícipes de ellas, si ellos sienten que forman parte activa de la decisión de hacer algo, será muy fácil conseguir que la hagan…¿Habéis probado a pactar y decidir entre todos las normas que hay en casa?

9.-MENTALIZARLES de lo que tienen que hacer, es muy importante especialmente cuando se trata de algo que no les gusta… No es lo mismo que se vayan preparando y haciendo a la idea de que lo tienen que hacer a que les pille por sorpresa…

10.-Que haya COHERENCIA, que vean que nosotros también hacemos lo que les pedimos, que también cumplimos con nuestras obligaciones… No os olvidéis de que somos su mejor referencia.

11.-En el caso de tareas complejas es necesario MARCAR OBJETIVOS a corto plazo, plantearles RETOS: objetivos concretos y alcanzables para que sientan la satisfacción del logro… la motivación se retroalimenta a medida que vamos consiguiendo objetivos, y si es muy largo el proceso se podrán desanimar o hasta llegar a aburrir…

12.-Asegurarnos de que la actividad o la tarea que les proponemos es ADECUADA para él o ella. Si no están preparados para ejecutarla se sentirán frustrados al no conseguir resultados y se desmotivarán.

13.-Darles TIEMPO para que lleven a cabo la actividad propuesta… hagamos nuestro, el lema, “sin prisa pero sin pausa”…

14.- La MÚSICA, es cierto que “amansa a las fieras” jajaja… y han sido ya muchas las veces que me ha salvado de situaciones complicadas… la música conecta con nuestras emociones, nos transporta a otros lugares y nos hace “vibrar”… nos puede ser de mucha ayuda para cambiar su estado de ánimo (y el nuestro) en momentos de bloqueo.

15.-Muy importante, hacer que entiendan el ERROR como una OPORTUNIDAD para seguir mejorando y no como un fracaso. Explicarles que el proceso “normal” de aprendizaje de cualquier cosa es prueba-error, prueba-error, prueba-error… esa es la única manera de mejorar, aprender, crecer y lograr lo que nos proponemos. Si tenemos miedo a intentar las cosas jamás conseguiremos avanzar, así que es fundamental, y parte importante de nuestro papel como padres, hacerles entender esto y no castigar el error sino simplemente verlo como una etapa natural del aprendizaje.

16.-Hacer que se sientan importantes, únicos y especiales. DESTACAR a menudo sus cualidades, SUS VIRTUDES. Que sienta que confías en él o en ella para superar el reto propuesto y que ellos son los verdaderos “protagonistas” de la actividad.

¿Y a ti? ¿Qué otros recursos de motivación te han funcionado con tus hijos? Anímate a dejarme tus comentarios…

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Comparte y Disfruta: