El apego infantil


Ayer por la noche estaba intentando dormir a mi hija, ella daba vueltas hacia un lado y hacia el otro, se frotaba los ojos y no paraba de hacer todo tipo de muecas y de aspavientos… no había forma de que se durmiera. Se notaba que tenía sueño porque siempre que me dice que le pican los ojos es porque se está cayendo pero el caso es que no lograba conciliar el sueño, y eso que lo intenté todo: cuentos, nanas…

De repente sin yo decirle nada me dice: “Mamá, es que no me quiero dormir porque mañana cuando me despierte no vas a estar, estarás trabajando y no quiero…”

Como comprenderéis casi me desarma… y es que entendí la angustia que le producía saber que después de un fin de semana juntas llegaba el lunes, “el cole” y con ello el trabajo de mamá, y de papá claro.

Una de las cosas que te trae la maternidad es la vuelta a tu infancia, y es que yo misma aún recuerdo algunas de mis pataletas agarrada a la pierna de mi madre para que no se fuera a trabajar… y recuerdo esa sensación de desamparo cuando se iba… por eso la entendí tan bien…

Intenté explicarle que sólo me iba un ratito, que debía hacerlo, pero que enseguida volvería con ella… pero lo cierto es que con tres años no puedes aspirar a que lo entienda, como mucho a que lo acepte y ya está.

Durante los primeros años de vida los niños necesitan mucho a sus padres… pasar tiempo con ellos, y saber que están ahí. Sin embargo la sociedad moderna hace cada vez más difícil conciliar la vida laboral y familiar. Lo sufrimos los padres, pero sobre todo lo sufren nuestros hijos.

Os transcribo un párrafo de un artículo de Carlos González sobre el tema del apego infantil en los primeros años de vida. Este pediatra habla de lo importante que es el afecto y la seguridad que les damos a nuestros hijos en sus primeros años.

            Por desgracia, las madres escuchan a veces consejos como “no lo cojas en brazos, no le des el pecho, no juegues tanto con él… si se acostumbra, sufrirá más cuando tengas que volver a trabajar”. Pero así el sufrimiento es mayor, y desde el primer día; lo único que disminuye es la manifestación externa de ese sufrimiento. No, al contrario, dele a su hijo todo el cariño y todo el contacto físico que pueda, durante todo el tiempo que pueda. Que tenga el mejor comienzo.

             Después de los tres años, y sobre todo de los cinco, ese buen comienzo da frutos manifiestos. Son entonces los niños que habían tenido una relación más intensa con su madre, más brazos, más contacto, más juegos, los que mejor se adaptan a la separación. Porque el cariño ilimitado de los primeros años les ha dado la confianza en sí mismos y en el mundo que necesitan para iniciar el camino de la independencia. Ahora sí que están contentos en la escuela, y es verdadera felicidad y no simple apatía, una felicidad basada en la seguridad de que su madre volverá y les seguirá queriendo.

¿Qué opináis sobre este tema?

Si te ha gustado este post ¡compártelo!

 

También te puede interesar:

Educar las emociones de los más pequeños

 

 

Fomentar el espíritu emprendedor en los niños


Por mi trabajo en muchas ocasiones me ha tocado dar charlas de sensibilización para emprender en colegios e institutos. El objetivo es reflexionar sobre las cualidades, actitudes y aptitudes que tiene un emprendedor, desmitificar el mundo de la empresa y hacer que los chavales contemplen como una opción real de futuro la posibilidad de crear su propio negocio y desarrollar su propio proyecto.

En muchas ocasiones les pongo el vídeo de la historia de los niños del FC Panyee en Thailandia. Es una historia preciosa de superación que nos puede ayudar a explicarles a nuestros hijos que si lo desean con fuerza y luchan por ello “TODO ES POSIBLE”.

 

Os destaco algunas de las cualidades y aptitudes  emprendedoras que tienen los niños de esta historia. Lo más importante desde mi punto de vista es transmitirles a nuestros hijos que todas ellas se pueden desarrollar a lo largo de la vida, con práctica y entrenamiento.

  • Pasión, entusiasmo: creo que es lo principal, que te apasione lo que haces, encontrar un proyecto que te llene. Esa pasión te llevará muy lejos. Estos niños sentían claramente una pasión muy fuerte por el fútbol.
  • Espíritu de superación: esa pasión les llevó a superar un montón de dificultades para poder jugar a lo que más les gustaba, construyendo un campo de fútbol encima del mar, por no tener espacio en su minúscula isla.
  • Perseverancia: en la vida siempre te encontrarás con muchas dificultades, lo más importante es tener tesón y constancia para continuar y perseguir tus objetivos, pase lo que pase y pese a quien pese. En el vídeo vemos cómo al principio la gente de la isla se reía de los niños y los trataba de locos. Pese a todo, continuaron para conseguir su meta. Creer en uno mismo, en tus posibilidades, en tu capacidad para llevar el proyecto adelante es muy importante.
  • Capacidad de asumir riesgos: poner en marcha un nuevo proyecto siempre implica arriesgar, ya que están en juego tus ilusiones, tus expectativas, muchas veces tu tiempo o incluso tu dinero. La capacidad de sobrellevar las incertidumbres del principio, la capacidad de asumir los errores, los fracasos,  es muy importante para no tirar la toalla a la primera de cambio. Los niños Panyee demostraron tener estas aptitudes.
  • Creatividad: hacer las cosas de manera diferente, aportando valor. En el caso de los niños panyee aunque a priori no había ninguna opción de construir un campo de fútbol en su isla se les ocurrió y se las ingeniaron para hacerlo encima del mar. Nadie hubiera apostado por esta posibilidad ni creído que unos niños pudieran hacerlo… pero la creatividad unida a la pasión y la perseverancia NO TIENE LÍMITES!!
  • Capacidad de organización y planificación: para llevar adelante un proyecto en muchas ocasiones deberemos formar un equipo y organizarlo. Así, capacidades de coordinación y habilidades sociales son muy importantes para conseguir los objetivos planteados.  Si os fijáis en el vídeo existe un primer niño que anima y organiza al resto, sería el líder, capaz de poner en marcha el proyecto.

¿Qué otros valores, habilidades, actitudes, etc. encontráis en estos niños? ¿Cómo pensáis que podemos trabajarlas con nuestros hijos?

Si te ha gustado el post ¡compártelo!

 

Se puede aprender a ser creativo


Os dejo este vídeo con una entrevista a Ken Robinson, uno de mis autores de cabecera, experto mundial en el desarrollo del potencial humano, en creatividad e innovación. En ella da muchas claves sobre la creatividad y el proceso creativo.

 

Merece la pena ver el vídeo completo, pero para quienes no tengáis tiempo os dejo algunas de las principales ideas que señala en esta entrevista que le hace Eduardo Punset:

  1. Gracias a la imaginación, se puede visitar el pasado y anticipar el futuro; se puede asumir el punto de vista de otra persona. Ahí radica el rasgo distintivo de la inteligencia humana.
  2. La creatividad es un paso adelante. La creatividad significa poner la imaginación a trabajar, la imaginación aplicada: es el proceso de tener ideas nuevas que sean valiosas.
  3. Estar en tu elemento significa que haces algo que comprendes de manera natural, para lo que tienes aptitudes. Pero estar en tu elemento es más que eso tiene que encantarte lo que haces; la clave es la pasión. Si algo te encanta, si algo te apasiona y encima se te da bien, como decía Confucio, nunca vuelves a trabajar, porque vives la vida que te corresponde vivir. Te conviertes en tu yo más auténtico
  4. La respuesta a un padre que quiere saber qué aconsejarle a su hijo acerca de a qué dedicarse en la vida, es que lo observe primero. Que no mire al mundo que lo rodea, sino al niño o niña primero, para ver qué le inspira, qué capta su atención… ¿Quién es? ¿Cuáles son las cosas que le entusiasman? ¿Cuáles son las cosas por las que se siente atraído, o las cosas que le provocan rechazo?
  5. La creatividad es un proceso muy práctico. Todo el mundo tiene facultades creativas, y que se pueden desarrollar. Se puede ser creativo con cualquier cosa que implique inteligencia. Pero, para ser creativo, hay que poder, con el tiempo, controlar los materiales con los que trabajas, para obtener los efectos que te interesan y seguir el camino que te fijes
  6. Se puede enseñar a la gente a ser más creativa, ¡y deberíamos hacerlo en la escuela, en el mundo empresarial y en nuestra vida cotidiana!
  7. Una parte de ser creativo tiene que ver con lanzar hipótesis, probar cosas, hacer bocetos, explorar posibilidades… pero la segunda parte consiste en ser crítico, hacer juicios sobre los resultados y plantearse: «y bien, ¿funciona? ¿Es lo que buscaba?».
  8. Es un proceso constante, en cuanto comprendamos que ser creativo es un proceso material para el que hay que adquirir destreza y práctica, podremos enseñarlo. Deberíamos enseñarlo tan meticulosamente como enseñamos a leer o enseñamos matemáticas. Además, deberíamos reconocer que la creatividad no es un elemento adicional en nuestra vida, ¡es lo que le da propósito a la vida humana!

¿Qué opináis?

 

Educar las emociones de los más pequeños


Uno de los aspectos que más me preocupa de la formación de mis hijos es la educación emocional. Es un tema que me interesa mucho y es que tengo la sensación de que les llenamos la cabeza de conocimientos y en muchas ocasiones nos olvidamos de lo esencial: enseñarles a gestionar las frustraciones, el éxito, los fracasos, las pérdidas, los miedos, los rechazos, etc.

Tradicionalmente la educación se ha centrado en los aspectos cognitivos y ha dejado de lado los aspectos más emocionales, y es por ello que los propios padres podemos sentirnos desorientados acerca de cómo abordar estos temas.

Os recomiendo el libro “Padres brillantes, maestros fascinantes” de Augusto Cury, imagino que muchos de vosotros ya lo conoceréis. Este psiquiatra hace una reflexión muy interesante acerca de cómo educar las emociones.

Tras leerlo me gustaría compartir con vosotros algunas ideas, sencillas, pero creo que muy útiles:

  • Aquello que nos genera emociones, buenas o malas, ocupará en nuestras memorias siempre un lugar privilegiado. Compartamos con nuestros hijos nuestras emociones y nunca lo olvidarán.
  • La televisión, las consolas, los videojuegos, internet… están haciendo que la comunicación en casa se deteriore. Es muy importante hablar con nuestros hijos, de todo, pero sobre todo de nuestras experiencias vitales, de nuestros logros y fracasos, de nuestros anhelos y frustraciones. Todos tenemos una vivencias tras nosotros, compartámosla con ellos, así es como conseguiremos llegar a su corazón.
  •  Humanizar el conocimiento es otra de las propuestas interesantes de este autor, se trata de convertirnos en narradores de historias. Detrás de los datos y de la información dada de forma objetiva en muchas ocasiones existe una historia, se encuentran lágrimas, errores, dificultades, ansiedad, y en muchas ocasiones el coraje del protagonista para seguir adelante. Muchos pensadores murieron por sus ideas. Se trata de crear el clima emocional que vivieron mientras investigaban. A los niños se les podrán olvidar las normas y reglas pero no nuestras historias. Esto ayudará a crear nuevos modelos y héroes.
  • Enseñarles a gobernar sus propios pensamientos y emociones es uno de los mejores aprendizajes que les podemos aportar a nuestros hijos. Entrenar los pensamientos positivos y desechar o aprender a gestionar los negativos es una tarea que todos deberíamos aprender desde pequeños.
  • Hacer que participen en proyectos sociales les vacunará contra el individualismo y el egoísmo. En la época que nos ha tocado vivir, tan basada en el consumismo y en la satisfacción inmediata de nuestros caprichos y deseos, deberíamos de reservar siempre una parcela de nuestra vida para hacer algo por los demás.

¿Qué os parecen estas ideas? ¿Estáis de acuerdo con todas? ¿Qué otras ideas se os ocurren para educar las emociones de nuestros hijos?

Si te ha gustado este post ¡compártelo!