Archive by Author

¿Por qué desarrollar la imaginación en los niños?. Ventajas y beneficios


Los que me seguís en el blog sabéis lo importante que es para mí desarrollar la imaginación de los niños. Me parece una competencia clave por muchos motivos que hoy me gustaría compartir con vosotros:

  • En el futuro tendrán que enfrentarse a todo tipo de situaciones, resolver problemas que ni siquiera hoy podemos intuir y la imaginación, que para mí es la base de la creatividad, les ofrecerá la posibilidad de plantear distintas soluciones, distintas opciones, de ver la vida desde distintos puntos de vista.
  • Porque cuando imaginas se te abre un mundo infinito de posibilidades ante tus ojos y tu “pequeño mundo” se amplía sin límites.
  • Además fomenta la curiosidad y espíritu aventurero.
  • Nos hace plantearnos nuevos retos.
  • Desarrolla el pensamiento abstracto y creativo.
  • Ayuda a aprender, a buscar recuerdos para lograr pensamientos abstractos.
  • Favorece la empatía y ayuda en las habilidades sociales.
  • Aumenta la ilusión y la motivación para la vida diaria.
  • Nos ayuda a mirar cualquier situación desde diferentes puntos de vista.
  • Potencia la memoria.

Y además de todo esto, algo ESENCIAL, ponerla en práctica es Super divertido y si no probad con vuestros hijos, plantearles situaciones diferentes y dejad que vuestra imaginación vaya lejos, sin ningún tipo de cortapisa… veréis las risas y las sorpresas que os lleváis!!!

Si te ha gustado este post ¡compártelo!

 

Te puede interesar:

Cómo mejorar la comunicación en la familia


Creo que este es un tema del que no se suele hablar mucho, o al menos esa es mi impresión. Cómo nos relacionamos en casa entre padres e hijos. Ni qué decir tiene que el ritmo de la vida cotidiana no suele dejarnos demasiado tiempo para compartir juntos..

¿Cuántas son las familias que ven a sus hijos de 17.00 de la tarde a 21.00 de la noche? O aún menos, si es que los niños tienen alguna extraescolar entre medias.

Esas 4 horitas que tenemos juntos no son sólo para charlar, disfrutar y ponernos al día de todas nuestras cosas, si no que por el medio hay deberes que hacer, duchas, cenas, etc etc.

Además, ese tiempo tan corto que estamos juntos es en el que ya estamos cansados de todo el dia, los padres y también los hijos.

Y al final, la vida va pasando, y el tiempo se nos va escurriendo entre los dedos sin darnos cuenta. Los niños van creciendo y poco a poco van dejando de ser tan niños…

Por eso me parece importante abordar dos temas con respecto a esto:

Mejorar la comunicación en casa

1.       Cómo “arañar” tiempo para poder disfrutar juntos:

a.       Intentad madrugar 10 o 15 minutos más para poder pasar 20 o 25 minutos desayunando sin prisas. Os aseguro que merece la pena. En ese ratito nos contamos lo que hemos soñado esa noche, hablamos de las cosas que tenemos por delante en el día y nos vamos despertando y espabilando de una manera más amable para empezar el día con buen pie!

b.      El trayecto al cole también es un buen momento para compartir juntos. Si vamos caminando podemos ir charlando tranquilamente. Nosotros vamos en coche y compartimos también un ratito agradable escuchando nuestro programa de radio favorito de las mañanas que siempre nos saca una sonrisa y que nos propone temas de conversación chulos para ponernos las pilas y empezar la mañana riendo (Buenos días Javi y Mar, si vais en coche al cole os lo recomiendo… mis hijos en cuanto se suben ya me lo están pidiendo)… ¿alguien más por aquí que tenga esta costumbre?

c.       Procurad hacer alguna actividad o juego juntos al llegar a casa. Os confieso que ahora con la peque esta es la parte más complicada porque suelo estar sola con los tres y con un añito que tiene me exige plena dedicación… pero lo ideal es poder sacar tiempo para hacer alguna manualidad juntos,  jugar a algún juego de mesa o simplemente sentarnos a escuchar una canción o a contarnos algo que nos haya pasado durante el día. Intentar dedicarnos ese ratito es fundamental para “hacer familia” y no sólo compartir un espacio!

d.     No sobrecargar las tardes con extraescolares. Esto daría para otro post, pero me parece esencial seleccionarlas muy bien para que pongan foco en algo y no sea un ir y venir de actividades sin sentido. Tener un tiempo para estar juntos me parece la mejor extraescolar del mundo y lo digo en serio!…   a fin de cuentas son ya muchas las horas que pasan en el cole haciendo un montón de cosas…

e.      Durante la cena es otro momento de reunión familiar. Procurad que sea un rato agradable para compartir cosas que nos han pasado durante el día, para hacer pequeños juegos, acertijos, etc… Que no sea un momento de estrés de “cómete eso ya” sino un momento chulo todos juntos antes de irnos a dormir!

f.      Mis hijos mayores ya leen solos pero a veces todavía nos reunimos antes de dormir para leer. Que lea uno de nosotros y comentar y compartir lo que leemos. Otro momento para disfrutar 🙂

2.       Cómo hacer que ese tiempo juntos sea tiempo en el que disfrutemos y en el que fortalezcamos nuestro vínculo afectivo y no un tiempo en el que sólo gestionemos peleas, riñas y demás:

a.       Aprovechar el poquito tiempo que tenemos para que sea tiempo de charla, de risas, de buen rollo… es verdad, se dice fácil pero a veces no lo es… depende en parte de nosotros, de cómo lo gestionemos así que es importante tener presente que los gritos, los castigos y amenazas no suelen ayudar mucho.

b.      Limitar mucho el tiempo con pantallas y reservar momentos en los que no tengamos tecnología a nuestra disposición. Los desayunos, las cenas, los ratos que compartamos juntos que sean con los cinco sentidos y no con la vista puesta en el móvil…  Saber gestionar esto me parece muy importante hoy en día porque el móvil nos permite tener tanta información y entretenimiento en la mano que a veces es una tentación muy grande, y si estamos pendientes del móvil es mucho más fácil ponernos nerviosos e impacientarnos más con los peques.

c.       Cuidar mucho el lenguaje. Las palabras tienen mucho poder y en los niños más. Intentad siempre que la comunicación sea más positiva que negativa y que las palabras y las frases que les decimos con mucha frecuencia sean desde el cariño. Los gritos no ayudan. No nos van a hacer más caso porque lo digamos gritando. Podemos ser firmes sin perder la paciencia (a veces no es fácil pero se puede).

d.      Fomentar el diálogo y el debate en familia, que no sólo hablemos de las cosas de siempre sino que pongamos sobre la mesa temas de conversación interesantes para compartir en familia.  El juego que he ideado, las Talent Cards, tiene esta finalidad. Nos propone temas de conversación interesantes para conocernos mejor, compartir nuestros valores con nuestros hijos y conectar con ellos, para hablar de sentimientos y emociones y para desarrollar la imaginación. No es imprescindible utilizar esta herramienta pero recordad que es bueno intentar salirnos de las preguntas de siempre.

e.      Hacer una Asamblea en casa si hay algún problema que merezca más atención también es una buena opción!! Ahí se puede hablar con calma de las cosas, desde la lejanía de la vorágine del día a día. Se puede reflexionar un poquito más y todos podemos opinar y expresarnos…

Es cierto que no todos los días tenemos el mismo tiempo y no siempre es tan sencillo!. A veces es inevitable que haya momentos de estrés porque hay que llegar a la hora al cole, o al pediatra, porque ha habido alguna extraescolar por el medio y no hay tiempo para contarnos cosas.

Para esos momentos de estrés en los que alguno de tus hijos quiere contarte algo importante quiero dejaros un truco que hacemos en casa. Lo leí una vez por internet y me encantó y ahora lo aplicamos nosotros. Os lo dejo para acabar este post:

Tenemos una palabra mágica que usamos en esos momentos en los que no puedo escuchar y atender a lo que dicen como se merecen. La nuestra es SUPERDÍA y cuando yo la digo significa que el que me quiere contar eso tiene que retenerlo bien en su memoria y contármelo más tarde. De hecho yo suelo decir: superdía coche, o superdía cena, o superdía paseo… que significa que no le puedo atender en ese momento porque  me es imposible pero que cuando estemos más tranquilos en el coche, en la cena o en el paseo espero que me lo cuente con todo lujo de detalles y entonces yo seré toda oídos 🙂

Me parece un pacto precioso, porque el mensaje que le enviamos al niño es que lo que tiene que contarnos es verdaderamente importante para nosotros.

¿Qué os parece este truco? ¿Tenéis vosotros alguno más para mejorar la comunicación en la familia?

Si te ha gustado este post ¡compártelo!

 

Te puede interesar:

13 ideas para aumentar la autoestima de los niños


Todos sabemos lo importante que es que nuestros hijos tengan una buena autoestima, un buen concepto de sí mismos que les permita afrontar la vida y sus desafíos con confianza y seguridad.

Aquí os doy algunas ideas para reforzarla:

  1. Abrázale, hazle cosquillas, cómele a besos y dile cuánto le quieres CADA DÍA. La base de una buena autoestima está en sentirse queridos, es así como fortalecemos su CONFIANZA en sí mismos. Sin AMOR no habrá autoestima alta, es lo más ESENCIAL.
  2. Escúchale con atención cuando te cuente algo (y no mientras miras el móvil). Agáchate para estar a su altura si es necesario, así será más sencillo establecer una comunicación visual y le estarás demostrando que lo que quiere contarte también es importante para ti.
  3. Dale responsabilidades. A medida que el niñ@ va creciendo podemos ir dándole más responsabilidades en casa. Desde tirar su ropa sucia al cubo correspondiente hasta llevar su plato y vaso al lavavajillas, recoger su cuarto, hacer su cama, poner la mesa, bajar a por el pan, etc… No hay mejor receta para aumentar su autoestima que dejar que cada vez haga más cosas por sí mism@ y sea más autónomo.
  4. Estimúlale para que tome decisiones por sí mism@ y dale valor a su opinión ¿Prefieres ir al parque o quedarte en casa haciendo manualidades? ¿Prefieres pintar o jugar con la plastilina?… ¿A qué extraescolar te gustaría apuntarte este año?… Vete poco a poco dándole más margen para que decida. Puede participar en la decoración de su habitación o en la elección de su ropa, dejad que vaya desarrollando su personalidad…
  5. Dale la oportunidad de resolver problemas. Que se le rompe un juguete, dile que te dé ideas para arreglarlo… Que se te cae un pendiente en el baño, déjale que te ayude a encontrarlo…Que se te estropea el lavavajillas déjale que te ayude a lavar los platos ese día… Dale libertad para que tome riesgos (sobre todo cuando van creciendo, que sepan que no necesitan nuestra constante aprobación, que ellos son capaces de tomar sus decisiones). Haz Asambleas en casa de cuando en cuando para solucionar determinados problemas del día a día y escucha su opinión de cómo solucionarlos. Es importante que se sienta implicado en la solución.
  6. Proponle RETOS O PROYECTOS conectados con sus hobbies e intereses que se puedan dividir en pequeñas tareas y que les haga ser constantes en algo y luego sientan la satisfacción de haberlo conseguido. Si le gustan las construcciones ¿qué tal intentar hacer una pirámide? primero puede ser tumbada, luego de pie y luego tridimensional. Si le gustan las manualidades podéis escoger algún proyecto difícil e ir trabajando a ratitos hasta conseguir hacerlo. Mi hija está ahora aprendiendo a tejer con agujas, y está entusiasmada con la idea de hacer una bufanda para su hermana!
  7. Nunca te burles de él o ella si se atreve a mostrarte algo nuevo que ha hecho, puede ser un baile, un dibujo, una construcción, etc.… Puede que para ti sea una tontería pero si él te lo quiere enseñar es porque piensa que ha hecho algo importante, así que no te rías o conseguirás que la próxima vez se lo quede para él solit@.Tómale en serio.
  8. No le compares con otros niños o hermanos. Cada persona es única. Eso sólo conseguirá hacerle daño y no contribuirá a motivarle, sino más bien al contrario.
  9. No le etiquetes. Destierra el “eres un vago” “eres un torpe” y cosas por el estilo… Su actitud siempre puede hacer que cambie, así que házselo saber. Y no sólo no le digas a él esa serie de cosas sino que intenta no decir ese tipo de comentarios acerca de él ante familiares o amigos, aunque no lo creas, lo escuchan todo!
  10. Anímale a probar cosas nuevas. Cuantas más cosas nuevas pruebe, más seguro se irá sintiendo en distintos ámbitos (deportes, manualidades, libros, etc.)
  11. Que sepa que el error forma parte del aprendizaje. Y para demostrárselo nada como nuestro ejemplo: cuando nos equivoquemos nosotros, tratarnos bien y sacar un análisis positivo, ¿este error, qué me enseña?. También es importante pedirles perdón si nos hemos equivocado con ellos. Y si es necesario corregirles, hacerlo siempre de una forma constructiva y a ser posible en solitario, evitando hacerlo delante de los demás.
  12. Enséñales a reconocer sus éxitos y a darles valor. Valorar el esfuerzo y no el resultado (esto es muy importante). Proyectar una imagen positiva de nosotros se hace a través de las experiencias positivas. Así que dale valor sobre todo al proceso (esfuerzo, etc.). Valora sus actitudes y comportamientos positivos.
  13. Fomentar sus relaciones sociales y amistades, también ayudará a que se sienta querido y a que su autoestima vaya creciendo.

Y vosotros ¿tenéis más ideas para conseguir que nuestros hijos crezcan con una buena autoestima? Soy toda oídos 🙂

Si te ha gustado este post ¡compártelo!

 

 

Talent Cards, emociones y creatividad en familia


¡Y por fin ha llegado el día! Por fin puedo ya presentaros el primer producto de Talentina, las TALENT CARDS. Un juego hecho con muchísimo cariño para que lo disfrutéis en familia.

Hoy quiero presentarle al mundo mi propuesta y gritar alto y fuerte que ¡creo en ella! y en su poder para mejorar la relación con nuestros hijos.

Un sueño que nace de la inquietud de pasar más tiempo de calidad en familia, sin prisas y sin pantallas, de la necesidad de hablar de emociones, de conocernos mejor y de desarrollar la imaginación juntos, mientras nos reímos y disfrutamos. 

Ojalá que mi sueño logre contagiaros a todos y llevar a vuestras casas tanta felicidad como ha traído a la mía 🙂

Dicho esto, paso a explicaros más en detalle en qué consisten las Talent Cards, un mismo juego con 3 versiones diferentes:

  • TALENT CARDS, CONVERSA: un juego para mejorar la comunicación en casa. Talentina nos propone 40 temas de conversación interesantes para compartir tiempo y valores con nuestros hijos. Para hablar de cosas de las que de otra manera quizás no hablaríamos y salirnos de las recurrentes preguntas de siempre. Os sorprenderán algunas de ellas y veréis que muchas os dan pie a hablar de temas que tienen bastante miga. Un juego pensado para que podamos “conectar” con nuestros hijos, compartir nuestros valores con ellos y ¡conocernos mejor!.

Juego para conversar en familia

  • TALENT CARDS, EMOCIÓNATE: un juego para desarrollar la inteligencia emocional. Talentina nos  propone 40 preguntas abiertas para hablar de emociones con nuestros hijos, ampliar su vocabulario emocional y reforzar el vínculo afectivo entre padres e hijos. Os confieso que ¡me encanta cómo ha quedado este juego!. He intentado abarcar en él un amplio abanico de emociones y dar pie a que salgan temas super chulos “emocionalmente” hablando. De vosotros dependerá también el jugo que le queráis sacar, pero os prometo que os va a dar mucho juego.

Juego para hablar de emociones en familia

  • TALENT CARDS, IMAGINA: un juego para potenciar la imaginación en familia. Talentina nos propone 40 preguntas y situaciones para imaginar sin límites y dar pie a expresar nuestras ideas, nuestras ocurrencias, nuestros sueños, etc. Este es el juego con el que más me he divertido haciéndolo y con el que más nos hemos reído… Imaginar es algo taaaan potente con niños… y el intercambiar ocurrencias en familia UNE mucho, os lo prometo! 🙂

Juego para potenciar la imaginación en familia

El juego (cualquiera de los tres) apenas ocupa espacio así que lo bueno es que se puede llevar a cualquier sitio y sacar en cualquier momento: en un viaje, mientras esperamos en el médico, en las cenas, en los desayunos, mientras esperamos a que el hermanit@ salga de esa extraescolar, en esa cola interminable, etc.

Y en cuanto al diseño… ¿qué os voy a decir yo de Talentina? Que cada día me gusta más! y que este es su primer producto, pero que espero que vengan muchos más detrás!!!

Quiero agradecerle a mi marido que siempre haya creído en mí y en mi proyecto y también a mis hijos, que tengo que deciros que incluso me ayudaron a pensar en algunas de las preguntas del juego, en un braimstorming… Eso se llama “trabajo en equipo”.

Se lo dedico a todos ellos, para que nunca dejemos de comunicarnos, de expresar nuestras emociones, nuestros sueños, nuestras inquietudes y valores…  

Espero que lo disfrutéis taaaaanto como lo hemos disfrutado en casa.

Deciros también que sólo se vende en la tienda de Talentina (abajo tenéis enlace directo a cada uno de los productos) y de momento se sirve a España peninsular. Si tenéis alguna duda podéis contactarme a info@desarrollodeltalento.com

Si te ha gustado este post ¡compártelo!

5 cosas que he aprendido con mi tercer hijo


La verdad es que hace mucho tiempo que no escribo en el blog y es que el último año y medio ha sido tan intenso que apenas he tenido tiempo… Ahora quiero recuperar mi actividad por aquí, tengo un montón de ideas y proyectos en la cabeza, no sé cuándo conseguiré materializarlos pero paso a paso… que Roma no se hizo en un día :))

Durante este tiempo me han pasado muchas cosas… La más importante: que ¡he sido madre de nuevo!. Así que he pensado que mi primer post de vuelta sea sobre el aprendizaje que me ha aportado tener un tercer hijo… os resumo algunas de las principales cosas que me vienen a la cabeza:

  1. Que ningún hijo es igual. Parece una obviedad pero es cierto que si ya has tenido dos hijos hay cosas que das por hecho que son así y llega el tercero y te sorprende… Así que si pensabas que por tener dos hijos ya te lo sabías todo, estabas muuuuuy equivocada. En mi caso por ejemplo con los dos mayores no supe lo que eran cólicos… con la peque lo he sabido y de verdad que se pasa muy mal, los padres y los niños… menos mal que al menos en mi caso sólo duró 3 meses… pero ¡hay que pasarlos!…
  2. Que el tiempo es oro. Ya lo sabía con el segundo pero ahora el término “minuto”cobra un significado especial… procuro no perder ni uno para poder llegar a todo 😉
  3. Que cuando hay cierta de diferencia de edad entre hermanos, no existen los celos, sino un AMOR con mayúsculas que da gusto verlo. Los dos primeros se llevan muy poca diferencia de edad, tan sólo un añito, y aunque se quieren con locura, es inevitable que haya cierta competencia entre ellos y que se comparen… así que estoy acostumbrada a medir lo que le doy a uno y lo que le doy al otro para intentar que no haya muchas diferencias y que no se sientan “menos”… Pues llega el tercero y esa competencia desaparece, al menos en mi caso, que ya se llevan 6 y 7 años… y para su hermana sólo existen arrumacos, ganas de achucharla, de jugar y de cuidarla…
  4. Que el amor de madre se estira como un chicle… si te parece que no puedes querer más de lo que quieres a tus hijos… llega otro más y el amor se multiplica 😉
  5. Que si bien soy muy defensora de las rutinas en casa porque dan confianza a los peques y ayudan a tener un orden… tampoco pasa nada si un día no se bañan o si un día no consigues llegar a todo lo que te has propuesto  … la flexibilidad con tres es importante y más si tienen dos ritmos de vida tan distintos como tienen los míos…

Y es que uno con los hijos no para de aprender, y de enriquecerse…

Y vosotros ¿Qué habéis aprendido con el tercero? ¿Alguna por ahí que se haya animado con el cuarto o el quinto y que nos inspire al resto?

Espero vuestros comentarios 🙂

Si te ha gustado este post ¡compártelo!

El carrito de la creatividad


Hace unos días que hemos estrenado nuestro carrito de la creatividad ¡y no podemos estar más contentos! ¿sabéis en qué consiste?

Pues hemos comprado un carrito como el que veis en la foto y lo hemos llenado de todas esas cosas que tenemos esparcidas por casa y que nos sirven para hacer tantas y tantas actividades…

El carrito de la creatividad

Como tenemos 4 bandejas, después de pasarnos un buen rato recopilando y colocando, ha quedado de la siguiente manera:

  • En la primera bandeja hemos puesto tres botes con lápices, pinturas, pinceles y bolis. También hemos puesto la bandeja de un tupper pequeño para poner el celo, el pegamento, las tijeras y algunos rotuladores… y también una cajita super chula que teníamos por casa en la que hemos metido todos los hilos y lacitos que nos pueden servir para hacer colgantes o pulseras.
  • En la segunda bandeja hemos puesto acuarelas, plastilinas, pasta para modelar y diferentes sellos para estampar.
  • En la tercera bandeja un ball con muuuuchos botones de diferentes colores y tamaños, y un tupper con plumas, pompones y ojos, muchos ojos diferentes ;). También hemos puesto unos cuantos tubos del papel higiénico (que vienen muy bien para hacer muchas cosas) y un montón de cordones de esos que se doblan… También colgantes y cuentas para hacer pulseras.
  • La cuarta bandeja la hemos dejado para poner papeles de diferentes tipos y colores (algunos muy bonitos de scrapbooking), otros de goma eva, de papel cebolla… Incluso hemos puesto papel de calco que ha sido un gran descubrimiento para los peques!

Como el carrito tiene ruedas la idea es que los niños no tengan que estar pidiendo o buscando las cosas, sino que puedan cogerlo y llevarlo a donde quieran para hacer todas esas actividades que tanto les gustan… ¡estaban deseando estrenarlo!

Me parece una manera muy sencilla de, por un lado, mantener cierto orden en casa y por otro y más importante incluso, que puedan tener todas las herramientas para hacer cosas con las manos a su alcance y en un solo sitio.

¡Han quedado encantados! Sólo queda esperar que mantengan un poquito el orden de las cosas, pero yo creo que sí.

¿Os ha gustado la idea? ¿Cómo hacéis vosotros para poner todas las herramientas a su alcance?

Si te ha gustado esta idea ¡compártela!

El valor de las pequeñas cosas


Hoy quería simplemente hacer una reflexión sobre la importancia de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida cotidiana. En eso, si os fijáis bien, nuestros hijos nos dan una lección todos los días…

¡Cómo aprecian cualquier pequeña cosa que ocurre! Desde llegar a un césped y ponerse a hacer la croqueta, hasta cocinar un bizcocho, ir al cine o pegarse una carrera por casa en pelotaris muertos de risa antes de meterse en la bañera…  , saben exprimir bien cada momento de la vida ¿verdad?

¡Cuánto deberíamos aprender de ellos!

Y es que ¿qué sería de la vida si no lográramos disfrutar de esas pequeñas cosas?

#TALENTINA lo tiene muy claro:

Cosas que me chiflan

¿Y vosotr@s? ¿Con qué disfrutáis cómo si fueráis niñ@s?

Si te ha gustado esta reflexión ¡compártela!

 

Por qué celebrar Acción de Gracias


El Día de Acción de Gracias se celebra en los Estados Unidos el último jueves de Noviembre. Se trata de una fiesta nacional para pasar en familia. El país entero se paraliza, para que os hagáis una idea es el día de más tráfico aéreo de todo el año. La gente vuelve a sus lugares de origen para estar con los suyos.

Ese día la tradición marca cenar todos juntos y el pavo es el plato estrella de todas las cocinas, eso sí, con diferentes salsas y guarniciones. También el pastel de calabaza es muy típico ese día. Aquí os dejo un menú completito por si os animáis a hacerlo.

Lo cierto es que nunca se me había pasado por la cabeza celebrarlo. Sin embargo, este año nos vamos a animar. ¿Qué por qué?. Ahí van nuestras razones:

  • Porque me parece una idea fantástica tener un día especial para AGRADECER. Nuestros hijos tienen muchas más cosas de las que pueden necesitar y sobre todo las esenciales (salud, hogar, familia, AMOR…) y está bien encontrar un momento para pararse y dar las gracias por todo ello. De hecho, intentamos hacerlo cada día, pero me gusta la idea de tener un DÍA OFICIAL DEL AGRADECIMIENTO (y hasta ahora no lo teníamos, jeje..).
  • Porque es un buen momento para reflexionar, para valorar y para compartir todo lo que tenemos.
  • Porque es una oportunidad para conocer la tradición de otro país y abrirles la mente a otras culturas. La idea es investigar el origen de esta fiesta y preparar juntos platos típicos de ese día que no solemos hacer habitualmente en casa.
  • Porque es un buen momento para inaugurar la Navidad y darle un sentido más allá de los turrones y los regalos.
  • Porque cualquier excusa es buena para hacer una cena especial y a los niños les encanta!

Nosotros lo adaptaremos a nuestras vidas y lo celebraremos el viernes, porque al día siguiente no hay cole y así podrán quedarse más tiempo.

Dedicaremos unos días antes a prepararlo todo. Buscaremos juntos información sobre el origen de esta tradición tan bonita.  Si os interesa el tema os recomiendo esta página en la que podréis conocer más detalles de la historia.

También pondremos un tablón o una cartulina en casa en la que durante los días antes iremos escribiendo las razones por las que queremos dar las gracias. Como el peque aún no sabe escribir, también valen dibujos!

Dedicaremos tiempo a pensar y a escribir (o dibujar) las razones por las que damos las gracias al resto de los miembros de la familia y las leeremos antes de empezar la cena.

Cenaremos y probaremos los nuevos platos y después dedicaremos un tiempo a escribir postales para felicitar las navidades y dar las gracias a la familia que está lejos.

Ah! Y también tendremos banda sonora! En el cole de mis hijos la ponen a todas horas y nos encanta, os dejo con esta canción “GRACIAS A TI” por si no la conocéis.

https://www.youtube.com/watch?v=q_qRZwiUzGA

Y vosotros ¿Os animáis a celebrarlo? ¿Hay alguna otra fiesta de otro país que hayáis incorporado en vuestras vidas? ¡Estoy abierta a escucharlas todas!

Si te ha gustado el post ¡Compártelo!

 

10 iniciativas solidarias para hacer con los niños


He estado recopilando iniciativas solidarias para hacer con nuestros hijos y quería compartirlas con vosotros. Es cierto que no tienen por qué hacerse en Navidad, cualquier momento del año es bueno para regalar solidaridad en forma de colaboración o donativo, pero en estas fechas siempre surgen más iniciativas de este tipo y quizás sea un buen momento para comenzar a transmitirles nuestro “espíritu solidario”.

educar en la solidaridad

Ahí van algunas ideas para hacer con ellos:

1.      Es un buen momento para donar aquellos juguetes, ropa o libros que están en buenas condiciones pero que ya no usan, de esa manera otro niño podrá disfrutar de ellos. Es importante que el niño empiece a ser consciente de que no todos los niños tienen todo lo que necesitan. Que sea él mismo quien elija los juguetes, los cuentos o la ropa que va a donar hará que no le cueste tanto desprenderse de esas cosas. Cruz Roja suele tener un programa para recoger los juguetes, además cada ciudad tiene unos puntos de recogida, y algunos colegios también empiezan a hacerlo.

2.          También podéis apadrinar un niño.  Ayuda en Acción es una de las ONGs que te permite hacerlo por una donación desde 18 euros al mes. El apadrinamiento nos permitirá construir una relación de amistad con un grupo de niños/as que necesitan nuestra ayuda, acercarnos a una realidad diferente y estar en contacto con otra cultura y recibir cartas de un niño/a en la que nos explique su vida diaria y cómo están cambiando las cosas gracias a nuestra aportación. Es también una bonita manera de transmitirles estos valores a nuestros hijos y de ir abriendo su mente.

3.       La Fundación Crecer Jugando, que defiende el derecho de los niños a jugar, organiza cada año la campaña “Un juguete, una ilusión”, seguro que muchos de vosotros habéis oído hablar de ella. Podemos hacer que sea el niño quien saque dinero de su hucha (5 euros) para comprar el bolígrafo solidario por ejemplo.  Nosotros solemos hacerlo cada Navidad. De esta manera implicamos al niño.

4.       También podemos cocinar algo con nuestros hijos y llevarlo a la Cocina Económica con ellos, para la gente que lo necesita.

5.       Reciclar los tapones de los envases que utilicemos en casa. No cuesta nada tener una bolsa en casa con los tapones de los envases que vamos a tirar. Cada vez son más los padres que necesitan juntar toneladas de tapones para ayudar a su hijo. Es importante contarle la historia al niño para que conozca la realidad de otros niños y recordarle que cada vez que metamos un tapón en la bolsa estaremos haciendo algo importante por alguien que lo necesita. Veréis como enseguida es vuestro hijo quien os recuerda que hay que guardar el tapón.

6.      Colaborar en la operación kilo para los bancos de alimentos, ya sea dando comida o bien colaborando como voluntarios para clasificar y repartir la comida entre los más necesitados. Si vamos con el niño al supermercado podemos explicarle la iniciativa y hacer que sea el niño quien escoja los alimentos que vamos a donar y se los dé a los voluntarios.

7.    ¿Sabéis que Aldeas Infantiles cuenta con una selección de postales navideñas? Podemos enviar postales navideñas solidarias a nuestros familiares 🙂 . Un pack de 11 felicitaciones cuesta 12 €, y estaremos ayudando a niños que lo necesitan mucho.

8.      A través de la página de Educo también podemos hacer donativos para las Becas comedor e incluso comprar regalos reales (un paquete escolar por 5 €, 100 almuerzos desde 29 €, un pupitre por 5 €, un libro por 6 €, una beca para que una niña pueda continuar sus estudios desde 21€…  son sólo algunos ejemplos de los muchos regalos solidarios que nos permite hacer). Podemos comprarlos con nuestros hijos a través de su página web y explicarles  a qué va dirigido nuestros dinero.

9.       Pastillas contra el dolor ajeno, iniciativa de Médicos Sin Fronteras para proveer de medicamentos a personas enfermas sin recursos. Las podéis encontrar en muchas farmacias y lo mismo, podemos explicarles el objetivo a los niños y hacer que saquen de vez en cuando el dinero de su hucha para comprarlas cuando vayamos a la farmacia.

10.   Juegaterapia también ha creado unos bebés pelones fantásticos para que cuando nuestros hijos jueguen con ellos se acuerden de los niños que están malitos. Los venden en Juguettos, el Corte Inglés y hasta en Amazon los podéis encontrar. Lo mejor es que su importe va ÍNTEGRAMENTE a ayudar a niños con cáncer.

Os he puesto ejemplos de algunas iniciativas que me han parecido interesantes para hacer con los niños pero hay muchas más en las que podemos colaborar a nivel local. En cada ciudad o en cada pueblo existen organizaciones, asociaciones, etc. en las que podemos involucrarnos. Y no siempre tiene que ser con dinero, puede ser también con nuestro tiempo y colaboración 🙂

Para terminar sólo algunos apuntes:

  • Es importante que compartamos la historia que hay detrás de nuestra acción con el niño, que sepa por qué hacemos eso y cuál es el objetivo… eso le motivará y le hará sentirse parte de algo importante.
  • Enseñarle con nuestro ejemplo diario. De nada sirve hacer una acción puntual en Navidad si el resto del año ignoramos los problemas de la persona que tenemos al lado. Nuestra actitud, nuestro sentir, nuestra manera de estar en el mundo será lo que le quedará al niño.
  • Es importante hablar con el niño sobre lo que pasa en el mundo, cualquier excusa es buena para hacerlo y que empiecen a ser conscientes de otras realidades (las noticias, un problema de algún familiar, amigo o vecino, etc.).
  •  Implicar siempre al niño en la medida de lo posible. Que no sean meros espectadores sino hacer que se sientan partícipes del proceso, de la donación, del regalo, etc… y hacer que descubran la satisfacción que supone el poder ayudar a otra persona.

¿Qué más iniciativas solidarias conocéis para hacer con nuestros hijos?

Estoy deseando escuchar vuestras propuestas 😉

Si te ha gustado este post o piensas que puede ser útil ¡compártelo!

 

Educar para la PAZ


Uno cuando ve las noticias y lee los periódicos no puede dejar de preguntarse ¿por qué? ¿cómo puede ser que el ser humano llegue a ser tan inhumano y tan cruel? ¿cómo se gesta ese odio? ¿cuánto rencor debe acumular alguien para comportarse de esa manera?

Yo sólo veo una solución para cambiar las cosas: la educación. Y es que ante la impotencia debemos pensar que el cambio, como tantas veces, comienza en cada familia.

 

Eduquemos a nuestros hijos en el respeto y en el valor de la diferencia.

Enseñémosles a ver lo bueno del otro, por muy distinto que sea, porque seguro que podrá enseñarnos cosas que nos enriquezcan.

Insistámosles en que no todos tenemos que pensar o sentir igual, tener el mismo color de piel o hablar la misma lengua… en la diversidad está la riqueza.

Preocupémonos no sólo de que nuestros hijos no sufran acoso, sino también de que no sean ellos los que se lo hagan sufrir a otros.

Eduquémosles para que ayuden al de al lado, para que cooperen más y compitan menos, para que sean solidarios y comprometidos.

Enseñémosles a ser empáticos, para que no miren a otro lado cuando alguien sufra.

No podemos cambiar el mundo, pero sí nuestra pequeña parcela, y si todos lo hacemos, esa parcela será TAN GRANDE que el mundo empezará a ser, al fin, un lugar más habitable.

 

Cómo hablar con nuestros hijos


Hoy os traigo un vídeo que invita a la reflexión desde la siguiente pregunta ¿qué pasaría si habláramos con otros adultos igual que hablamos con nuestros hijos?

Verlo me ha hecho pensar en lo ridículos que resultamos a veces los padres vistos desde fuera. Sí, es obvio que no es lo mismo hablar con una amiga que tener que educar a un niño, imagino que en eso estamos todos de acuerdo, pero… ¿de verdad es necesario hablarles en ese tono tan arrogante o soberbio? ¿No resultaríamos muy maleducados e irrespetuosos si habláramos así con otro adulto? ¿Por qué lo hacemos entonces con nuestros hijos que es lo que más queremos?

Talentina: Mejor dejar huellas que cicatrices

Quizás a veces, de una manera inconsciente, tendemos a reproducir frases, tonos o comportamientos que nuestros mayores utilizaban con nosotros cuando éramos pequeños sin cuestionarlos ni un segundo…

Sin embargo, creo que vale la pena revisarlos y reflexionar acerca de cómo podemos EDUCAR sin caer en esos mismos errores… y es que la firmeza no se obtiene siendo más “bordes” o más cortantes, más al contrario, se obtiene mediante la argumentación y la explicación pausada de las cosas. Si los niños entienden por qué las hacemos de una determinada manera, será mucho más fácil que reproduzcan el comportamiento que tratamos de inculcarles… sin olvidar siempre, lo más importante, nuestro EJEMPLO!

Por eso os dejo este vídeo, porque vale la pena la reflexión,  y quizás haga que al menos por un día (ojalá que sean muchos más!) hagamos el esfuerzo de hablarles como se merecen 😉

¿Qué opináis vosotr@s?

 

20 “deberes” de verano para los niños


Al hilo del post de Educa Diver sobre los Deberes para el Verano, que me encantó! y que está muy en sintonía con mi forma de ver las cosas, quería añadir mis 20 “deberes” (jajaja)… imprescindibles! para que los peques hagan este verano, a ver qué os parecen:

  1. Jugar con la arena: no hay nada que les guste más a los niños que jugar con la arena a hacer castillos, pozos, a rebozarse como croquetas, etc… y lo cierto es que en invierno no hay muchas ocasiones, así que en verano no pueden dejar de hacerlo!!
  2. Jugar con el agua: con globos, con pistolas de agua, entre los aspersores etc… ¿cómo no vamos a disfrutar del agua juntos ahora que el calor aprieta?
  3. Hacer volar una cometa: también el verano es un momento perfecto para hacerlo… siempre que haya viento, claro… Os confieso que nunca he cogido una… así que tengo la misma curiosidad que mis niños… y de este verano, no pasa!!
  4. Jugar a las palas: hay deportes que sólo podemos practicar en verano y uno de ellos es jugar a las palas al aire libre… en la playa, en la hierba, etc. seguro que hay mil oportunidades!
  5. Hacer un pic-nic en familia: ¿hay algo mejor en verano que buscar un sitio con sombrita para plantar el “pandero” y pasar horas, comiendo, charlando, jugando a las cartas o buscando lagartijas?
  6. Hacer la croqueta tirándose por una colinita… ¿Lo han probado alguna vez? a vosotros no sé pero a vuestros hijos seguro que ¡les encanta!
  7. Ir al cine de verano: eso de ver una película al aire libre me encanta! y lo cierto es que tampoco podemos hacerlo en invierno así que ¡hay que aprovechar! Seguro que a los peques les gustará la experiencia…
  8. Coger conchas y piedras preciosas en la playa… un clásico del verano que no puede faltar… si quieren las pueden pintar y así hacer su propio cofre del tesoro ¿qué os parece la idea?
  9. Observar a los pájaros, hormigas, mariquitas, lagartijas, etc. El contacto con la naturaleza es fundamental para su desarrollo!
  10. Montar a caballo, si es posible, o al menos ir a verlos de cerca…
  11. Dar de comer a los animales que tengan a su alcance (caracoles, hormigas, patos, peces, conejos, hámster, tortugas, etc…)
  12. Hacer batidos de frutas u otras recetas de verano: suelo cocinar mucho con los peques pero en verano las recetas cambian bastante, es tiempo de más ensaladas, gazpacho, batidos, helados, etc…
  13. Inventar la canción del verano: tienen un montón de tiempo libre, así que hay espacio para todo tipo de juegos, yo les voy a proponer jugar a inventarnos entre todos la canción del verano ¿no me digáis que no suena divertido?…
  14. Disfrutar de un concierto al aire libre… ¿cómo no van a saborear el ambientillo de las fiestas de nuestro pueblo o ciudad? ¿y qué mejor que hacerlo yendo a un concierto o romería de verano?
  15. También es un buen momento para que cojan la bici, los patines, el monopatín o iniciar a los niños en alguna de estas actividades…
  16. Hacer una fiesta pijama, los niños no tienen que madrugar al día siguiente, así que no pasa nada porque un día se acuesten un poco más tarde. Podemos preparar una cena “pijama” especial y pasarnos largo rato contando e inventado historias y haciendo guerra de almohadas…
  17. Experimentos y manualidades para el verano: pueden ir juntando los palillos de los helados y cuando tengan bastantes hacer alguna manualidad con ellos: una cajita, una casita, etc. Pueden también enterrar tesoros en el agua, congelarlos y jugar a desenterrarlos, etc.
  18. Juegos divertidos al aire libre: carreras de sacos, gymcana, búsqueda del tesoro, etc.
  19. Grabar un vídeo divertido en familia de los mejores momentos del verano para que podamos recordarlos cuando llegue el frío invierno 🙂
  20. Y para acabar, ya sé que no es algo especial del verano, pero no puedo evitar ponerlo, leerles mucho o si saben leer ponerles muuuuuchos libros al alcance de su mano ahora que tienen tiempo, para que descubran otros mundos…

Porque no todo en la vida es hacer fichas y cuadernillos, yo pienso que dejar tiempo para vivir otro tipo de experiencias es muy necesario y conlleva tanto o más aprendizaje… y sobre todo que no olviden: descansar, disfrutar, desconectar y divertirse todo lo posible!

Y a ti ¿qué otros “deberes” de verano se te ocurren? Estoy deseando oír tus ideas 🙂

Si te ha gustado este post ¡compártelo!

 

Dame tiempo para JUGAR


Hoy 28 de mayo es el Día Internacional del Juego y #Talentina quiere recordarnos que los niños necesitan TIEMPO para JUGAR… muchas veces les llenamos el día de actividades dirigidas y olvidamos que el juego libre además de hacer que se lo pasen en grande es el mejor aprendizaje y la mejor manera de hacer que aflore su creatividad!.

Así que démosles tiempo para EXPLORAR, CONSTRUIR, DESCUBRIR, INDAGAR, INVESTIGAR y sobre todo, DISFRUTAR 🙂

Talentina "Dame tiempo para jugar"

 

7 recursos para ayudar a nuestros hijos a regular sus emociones.


No cabe duda de que las emociones condicionan y forman parte importante de nuestras vidas. Podemos definir la emoción como una respuesta subjetiva ante una situación que provoca un cambio en nuestro estado y nos prepara la acción.

Todos las sentimos y todas cumplen una función, nos dan señales de si las cosas van o no bien, vigilan el estado de nuestras relaciones y nos preparan para actuar de una manera u otra.

Las emociones en sí son positivas, cumplen una función, lo que puede llegar a ser negativa es nuestra reacción o comportamiento al sentirlas y ahí es donde podemos intervenir para regularlas y elegir así de manera consciente cómo queremos comportarnos.

Hoy quiero detenerme en explicaros algunos recursos o estrategias para ayudar a nuestros hijos a hacerlo. Son algunos ejemplos aunque hay muchos más:

·         El SEMÁFORO: seguramente muchos de vosotros habréis oído hablar de esta técnica porque es bastante conocida. Consiste en explicarle al niño  que cuando sienta que alguna emoción (principalmente el enfado, la ira, la indignación…) le hace perder el control, realice los siguientes pasos:

o   Rojo: significa STOP! detente, párate antes de actuar. Se puede representar  poniendo los brazos en cruz sobre el pecho. Tómate unos segundos o si es posible unos minutos para desconectar, date un paseo si puedes para evitar que tu primer impulso saque lo peor de ti.

o   Amarillo: En esta fase debes respirar bien hondo (inspirar y espirar varias veces) para pensar con claridad y cuando ya estés más tranquilo, responder a las preguntas ¿qué ha ocurrido? ¿cómo me siento?

o   Verde: en esta fase debemos centrarnos en buscar una solución ¿qué puedo hacer para solucionarlo? ¿puedo hacerlo solo o debo pedir ayuda?

Pienso que es una técnica muy sencilla que se puede enseñar y entrenar desde pequeñitos y que poniéndola en práctica a menudo les puede venir muy bien en esos momentos de ira.  Por cierto, que no sólo sirve para los peques, los mayores también podemos ponerla en práctica 😉

·         LOS CUENTOS: uno de mis recursos favoritos. A veces nos empeñamos en intentar razonar con los peques cuando están en pleno “estallido emocional” y no suele ser el mejor momento para explicarles las cosas… Los niños a fin de cuentas son como nosotros, a nadie le gusta sentirse “atacado”, así que si en vez de reñirle delante de todo el mundo cuando por ejemplo pega a otro niño en el parque, simplemente le apartamos y esa noche en casa a la hora del cuento, ya tranquilos, reflejamos esa idéntica situación en un cuento, con otros personajes, la cosa cambia ¿y sabéis por qué? Porque el que pega y el que lo ha hecho mal ya no es él sino el personaje del cuento.  Esto le permitirá ver la situación desde la distancia, las emociones se quedarán a un lado y le será mucho más fácil comprender el mensaje: “No se pega a nadie, igual que no nos gusta que nadie nos pegue”. Así conseguimos que el niño no se cierre en banda a hablar del tema y no se bloquee sintiéndose juzgado… podemos conversar tranquilamente con él sobre por qué no hay que pegar, acerca de cómo se siente el niño al que han pegado, preguntarle y reflexionar juntos acerca de este hecho, etc.

·         APRENDER A RELAJARNOS: creo que todos deberíamos aprender técnicas de relajación desde pequeños, el  yoga se empieza ya a dar en algunos colegios, al menos como extraescolar… Aprender a respirar y a hacerlo de una manera que nos permita conectar con nosotros mismos, aquí y ahora, y olvidarnos por un momento de las preocupaciones y los problemas creo que es básico para tener una vida saludable. En casa podemos darles algunas pautas sencillas: aprender a “inspirar” y a “espirar”, en tono suave y rítmico. En Internet podréis consultar muchos ejercicios de relajación para niños que podéis practicar con ellos cada cierto tiempo. Os aconsejo ponerles música relajante de fondo que siempre ayuda.

·         RINCÓN EMOCIONAL: puede ser un rincón de casa o simplemente una caja de cartón que adornemos con los niños. Será el lugar en el que todos podemos expresar nuestras emociones libremente. Y lo podremos hacer mediante mensajes o dibujos (si es muy pequeño podrá poner simplemente una pegatina sonriendo, enfadado, con miedo, etc.). Es importante que vean que los mayores también lo usamos porque así se animarán a hacerlo ellos. Puede suponer un desahogo en un determinado momento y una manera de hacer salir esa rabia o esa sensación de miedo o de enfado… Al final del día si hay algo en la caja podemos revisarlo con ellos y hablar del tema.

·         ASAMBLEA: también podemos convocar una asamblea en casa cada cierto tiempo (sobre todo cuando hay algún problema que queramos resolver) donde el niño pueda expresar sus emociones y nosotros también. Será un espacio de reflexión sobre uno o varios temas concretos y se trata de que podamos hablar de cómo nos sentimos cuando ocurren determinadas cosas (ejemplo: cuando no recoges la habitación me siento muy enfadada, etc.). Si el niño ve cómo nosotros expresamos nuestra emoción, él también se sentirá libre para hacerlo (ejpl: cuando me repites muchas veces las cosas me siento agobiad@ o, es que siento que no tengo apenas tiempo para jugar, etc…). Este tipo de recursos ayudarán a normalizar la comunicación emocional en casa, aumentará la autoestima de los niños al sentirse escuchados e incrementará el vínculo afectivo entre todos los miembros de la familia.

·         JUGAR A DESENFADARNOS: Teatralizar con ellos situaciones cotidianas de conflicto y buscar juntos soluciones a esas situaciones también es un buen recurso… Es importante que el niño participe activamente en las ideas de resolución de ese conflicto aunque luego le ayudemos a diferenciar lo que se puede hacer de lo que no…

·         LA MÚSICA: es increíble el poder que tiene la música para cambiar el chip en estados de “bloqueo” y mejorar nuestro estado de ánimo. Obviamente unas veces costará más y otras veces costará menos pero suele ser un elemento muy positivo que nos ayudará!

Y vosotr@s ¿qué otros recursos utilizáis para regular las emociones? Soy todo oídos 😉

Si te ha gustado este post ¡compártelo!