Archive / Valores

RSS feed for this section

Recursos para una educación en valores

Educar con el ejemplo: la única forma de educar


Hace poco leí una frase de Albert Einstein con la que estoy muy de acuerdo “educar con el ejemplo no es una manera de educar, es la única”. Y es que ser consecuentes y coherentes con los principios que transmitimos a nuestros hijos a través de la palabra es fundamental para que dejen huella en ellos.

El ejemplo que les damos con nuestra conducta, con nuestro comportamiento, con nuestras actitudes, con nuestro tono vital, con nuestro pesimismo u optimismo, con nuestra manera de ver y de estar en la vida, etc. tiene mucha más influencia en ellos que los propios consejos que podamos verbalizar.

No os preocupéis porque no os escucho, porque os observo todo el día

De nada sirve decirle a nuestro hijo que debe ser sincero si nos ve mentir con frecuencia, de nada sirve decirle que debe ser activo y esforzarse por cumplir sus objetivos si nos ve sentados en el sofá todo el día, de nada sirve decirle que debe pensar en los demás si jamás nos ve preocuparnos por el otro, de nada sirve decirle que hay que ser optimista si nos pasamos el día quejándonos por todo, de nada sirve decirle que sea respetuoso con el medio ambiente si nosotros mismos no lo somos…

Por eso siempre digo que los hijos contribuyen a sacar la mejor versión de nosotros mismos, porque uno tiende a querer crecer y ser mejor cada día para que ellos también lo sean.

Al hilo de todo esto y ahora que estamos  en tiempos tan convulsos, en los que la corrupción y la falta de honestidad, de ética y de moral en nuestra sociedad están a la orden del día,  me viene a la cabeza una historia bastante ilustrativa que leí hace unos días en un post de Ángel María Herrera, socio fundador de Bubok :

            Estaba un padre con su hijo haciendo cola para entrar al teatro. Cuando llegó su turno, el padre le preguntó a la señora que estaba en la taquilla a partir de qué edad los niños debían pagar. La señora contestó que a partir de los 8 años. El padre sin dudarlo un momento contestó: “Pues déme dos entradas que mi hijo cumplió ayer 8 años”. La señora le entregó las entradas, pero antes de que se fuera, le dijo: “Me ha extrañado mucho que me dijera que su hijo tiene 8 años, si me dice que tiene 7 no me habría dado cuenta”. El padre respondió :”Usted no se hubiera dado cuenta, pero mi hijo sí”.

Si queremos cambiar las cosas que no nos gustan, no hay mejor manera de hacerlo que a través de la educación. Nuestros hijos son el futuro, la generación del mañana. De nosotros depende el legado que les queremos dejar.

¿Qué opináis de todo esto? ¿Estáis de acuerdo?

Comparte y Disfruta:

¿Cómo desarrollar su talento?


¿cómo desarrollar el talento de los niños?Cada niño es único, diferente y especial. Cada uno tiene unas cualidades innatas, unos gustos, unas inclinaciones y unos intereses propios.

En edades tempranas creo que lo fundamental es que prueben muchas cosas diferentes, que pierdan muchos miedos, y que puedan sentirse seguros realizando cosas muy distintas. Hacer que su “zona de confort” sea lo más amplia posible.

Fuera el miedo a montar en bici, a cocinar, a la nieve, al agua, a cantar, a plantar un árbol, a montar a caballo, a hacer manualidades, a patinar, a improvisar, a pintar, a viajar, a nadar, a tocar un instrumento, a la montaña, a bailar, a hacer amigos, a jugar, a expresar sus emociones, a hablar en público, al mar, a ayudar a los otros, a hablar otras lenguas, a hacer poesía, a escribir, a hacer fotos, a leer mucho… y a tantas cosas más…

La tarea de los padres, además de darles las herramientas necesarias para probar muchas cosas, consiste en primer lugar en motivarles  y luego en observarles, “descubrirles”, guiarles, acompañarles y ayudarles a encontrar aquellas cosas que les gustan, que disfrutan, que se les dan bien, aquellas cosas que entienden de manera natural, aquello en lo que se sienten como pez en el agua y para lo que tienen aptitudes innatas.

No se trata de crear genios. Desde mi punto de vista se trata sencillamente de  conocer quiénes son realmente, para que vivan la vida que les corresponde vivir y no la de otros.

Además, también creo que es fundamental ayudarles a desarrollar su creatividad, enseñarles a gestionar sus emociones y educarles para que sean niños emprendedores, positivos, responsables, perseverantes, comprometidos, con motivaciones, solidarios, con habilidades sociales, etc…

talentoemprendedortalentoresponsabletalentopositivo

talentocomprometidotalentoemocionaltalentovitalista

talentocreativotalentosolidariotalentosocial

talentoartísticotalentodeportivotalentonatural

talentoinfantil

¿Qué otros talentos creéis que debemos cultivar en nuestros hijos?

Comparte y Disfruta:

Enseñémosles a ser proactivos


Todos tenemos una responsabilidadTodas las personas tenemos la capacidad de decidir muchas cosas. Sin embargo, la concepción que tenemos de cómo se fraguan las cosas en la vida condicionan nuestra manera de ser.

Si pensamos que nada depende de nosotros sino que nuestra vida y nuestra suerte están sometidas a acontecimientos externos y ajenos a nosotros seremos personas mucho menos activas que si pensamos que lo que ocurra depende básicamente de nosotros y está en nuestras manos.

Yo pienso que ante cualquier situación todos podemos hacer alguna cosa o poner nuestro granito de arena para cambiarlo. Probablemente haya situaciones ajenas a nosotros en las que nos parezca que se nos escapa totalmente de las manos y seguramente sea así en un 99% pero si lo pensamos bien seguro que hay al menos un 1% restante que depende de nosotros o que nosotros podemos aportar.

Esto es lo que me gustaría que pensaran mis hijos en el futuro, que pueden cambiar las cosas, y que los sueños por muy lejanos que parezcan se pueden conseguir con esfuerzo y perseverancia.

Esta actitud como sabéis se asocia al espíritu emprendedor. En una de las charlas de emprendimiento a las que asistí últimamente se comentó una cosa que me pareció muy cierta: “si persigues con tesón tus sueños el cosmos y los astros se aliarán contigo para que los consigas…”. Y es que si luchamos decididamente por algo es cierto que las cosas empiezan a fluir. Nos puede parecer que hay un montón de casualidades que empiezan a surgir… pero en realidad no son casualidades sino causalidades provocadas por nosotros mismos.

Sólo hay que atreverse y actuar. Y es que el miedo al fracaso es mucho peor que el propio fracaso. De este último al menos aprendemos cosas que nos servirán en un futuro pero el miedo nos bloquea, nos paraliza y no nos deja avanzar.

Tenemos la capacidad de influir en nuestros hijos para que tengan una u otra visión de la vida. Os invito a que reflexionéis sobre el tema y a que les eduquéis para ser personas proactivas y luchadoras, y recordad que la mejor manera de transmitírselo no es con la palabra sino con el ejemplo diario.

Termino con una cita de Paramahansa Yogananda, gurú de la India y pionero de las enseñanzas de la meditación en Occidente:

“El ser humano siembra un pensamiento y recoge una acción.

Siembra una acción y recoge un hábito

Siembra un hábito y recoge un carácter

Siembra un carácter y recoge un destino”

¿Qué opináis de todo esto?

 También te puede interesar:

Fomentar el espíritu emprendedor en los niños

Comparte y Disfruta:

Hijo, tú vales mucho


Quizás no somos conscientes de lo importante que es lo que les decimos a nuestros hijos acerca de su persona, de cómo son, de sus cualidades y  defectos. Y no sólo lo que les decimos directamente a ellos sino también lo que decimos de ellos a otras personas mientras están delante.

Talentina: mis palabrás mágicas para hoy "Tú puedes"

Puede ser habitual por ejemplo que después de un día o una tarde con ellos cuando llega papá o mamá a casa descarguemos nuestro cansancio comentándole delante del niño lo bruto que es, lo travieso que es, lo egoísta que ha sido o lo mal que se ha portado, etc.

Sin embargo, no debemos olvidar que la imagen que nosotros proyectamos de ellos contribuye en gran medida a forjar la imagen que ellos mismos tienen de sí mismos y tiene gran influencia en su autoestima y su autoconfianza. Si esta influencia la usamos en sentido positivo podremos hacer que se superen día a día, si por el contrario sin darnos cuenta la usamos de manera negativa podemos causarles un gran perjuicio.

Y es que si nos pasamos el día diciéndole a nuestro hijo que es un patoso probablemente acabará siéndolo porque la imagen que él tendrá de sí mismo también será esa. Cuando tenga que hacer algún ejercicio que requiera cierta habilidad empezará a pensar que no puede, porque es un patoso, y desistirá a la primera de cambio. Si por el contrario hacemos incidencia en sus cosas positivas y destacamos sus progresos en aquello en lo que no es tan bueno les animaremos a seguir esforzándose y por tanto a que mejoren y se vayan superando.

Esto me trae a la cabeza una historia que leí hace tiempo y que pueden ayudar a nuestros hijos a relativizar lo que los demás dicen de ellos o de sus capacidades. Era algo así:

            Érase una vez unas ranitas que decidieron hacer una carrera para subir una colina. Todo el pueblo opinaba que era imposible que lo lograran. Empezó la carrera y todo el pueblo empezó a abuchearlas, a reirse de ellas, y a decirles que no lo lograrían, que eran muy pequeñas y torpes,  y que era imposible que lograran subir hasta allí arriba, que lo dejaran. A medida que iba avanzando la carrera las ranitas iban desistiendo hasta que finalmente sólo quedó una ranita que continuó y logró subir la colina. Todo el pueblo se quedó estupefacto de que hubiera sido capaz. Cuando le preguntaron cómo lo había logrado, la ranita contestó: qué, qué, qué?. Se dieron cuenta de que esa ranita era sorda, no oía nada. No se había enterado de lo que la gente le había dicho y es más, pensó que todo el pueblo estaba animándola….

Probablemente si esa ranita hubiera oído también hubiera desistido. He ahí el poder que tiene sobre nosotros lo que los demás nos dicen.

Ayudemos a nuestros hijos a que siempre confíen en sus posibilidades.

Espero que os haya gustado. Animaros a comentar lo que queráis!

También te puede interesar:

Educar las emociones de los más pequeños

Fomentar el espíritu emprendedor en los niños

Duérmete mi niña

Comparte y Disfruta:

¡A jugar al aire libre!


Vuelta a la naturaleza de los niñosMe parece muy importante fomentar el amor de los niños por la naturaleza, enseñarles a cuidarla, a quererla y a respetarla. Y pienso que no hay otra manera de promoverlo que haciendo que pasen tiempo en entornos naturales.

Los niños necesitan jugar con la tierra, saltar en los charcos, correr detrás de las lagartijas, subirse a los árboles, y en definitiva jugar al aire libre rodeados de naturaleza.

Sin embargo, la realidad es que en muchos casos pasan demasiado tiempo en casa rodeados de paredes y pantallas. Y es que hoy en día los padres tendemos a protegerles en exceso de todo aquello que les ensucie, les dañe o les pueda hacer enfermar, sin darnos cuenta de que en muchas ocasiones nuestros miedos les privan de una parte básica y esencial de su desarrollo.

Richard Louv, periodista americano autor del best seller “El último niño en los bosques” tras hacer más de 3.000 entrevistas a padres de Estados Unidos, llega a hablar incluso del transtorno por déficit de naturaleza, un transtorno social que puede provocar una devaluación de los sentidos, dificultades de concentración e incluso enfermedades físicas y emocionales en los niños.

Este autor explica que todos los seres humanos tenemos una necesidad innata de contacto con el mundo natural y afirma que los padres, además de procurarles a nuestros hijos una buena nutrición y un sueño adecuado, deberíamos garantizarles una relación con la tierra.

Hasta hace 30 años, dice Louv, “Los niños jugaban entre los árboles o en el campo. Los niños de hoy ya no pueden tener los pies llenos de barro, correr hasta horizontes lejanos, colgarse de un árbol o recrear mundos con lo que hay disponible en la naturaleza. En sólo dos generaciones, la infancia ha perdido su legado más preciado: el juego que se inventó hace decenas de miles de años“.

En respuesta a los padres y madres demasiado preocupados por evitar toda situación de riesgo para sus hijos, Louv comenta una cosa que me parece muy destacable: “En los ambientes controlados no hay verdadera experimentación. Aunque precisamente el riesgo es lo que los padres desean evitar, es lo que más nos enseña y estimula la creatividad cuando se trata de encontrar soluciones”

El periodista sostiene que los niños expuestos a la naturaleza muestran mejoras intelectuales, espirituales y físicas en comparación a los que se quedan encerrados. Así, mejoran sus niveles de concentración, controlan el estrés y promueven soluciones creativas ante los problemas.

Este libro ha promovido un auténtico movimiento de vuelta a la naturaleza. Así los huertos escolares empiezan a ser muy habituales en ciudades como Nueva York, y las guarderías en el bosque en las que todas las actividades se desarrollan al aire libre empiezan a ser cada vez más comunes en países europeos como Alemania, Suiza y  Reino Unido. Confiemos en que lleguen también pronto a España.

¿Qué opináis sobre este tema?

También te puede interesar:

Se puede aprender a ser creativo

Comparte y Disfruta:

Fomentar el espíritu emprendedor en los niños


Por mi trabajo en muchas ocasiones me ha tocado dar charlas de sensibilización para emprender en colegios e institutos. El objetivo es reflexionar sobre las cualidades, actitudes y aptitudes que tiene un emprendedor, desmitificar el mundo de la empresa y hacer que los chavales contemplen como una opción real de futuro la posibilidad de crear su propio negocio y desarrollar su propio proyecto.

En muchas ocasiones les pongo el vídeo de la historia de los niños del FC Panyee en Thailandia. Es una historia preciosa de superación que nos puede ayudar a explicarles a nuestros hijos que si lo desean con fuerza y luchan por ello “TODO ES POSIBLE”.

Embedly Powered


Os destaco algunas de las cualidades y aptitudes  emprendedoras que tienen los niños de esta historia. Lo más importante desde mi punto de vista es transmitirles a nuestros hijos que todas ellas se pueden desarrollar a lo largo de la vida, con práctica y entrenamiento.

  • Pasión, entusiasmo: creo que es lo principal, que te apasione lo que haces, encontrar un proyecto que te llene. Esa pasión te llevará muy lejos. Estos niños sentían claramente una pasión muy fuerte por el fútbol.
  • Espíritu de superación: esa pasión les llevó a superar un montón de dificultades para poder jugar a lo que más les gustaba, construyendo un campo de fútbol encima del mar, por no tener espacio en su minúscula isla.
  • Perseverancia: en la vida siempre te encontrarás con muchas dificultades, lo más importante es tener tesón y constancia para continuar y perseguir tus objetivos, pase lo que pase y pese a quien pese. En el vídeo vemos cómo al principio la gente de la isla se reía de los niños y los trataba de locos. Pese a todo, continuaron para conseguir su meta. Creer en uno mismo, en tus posibilidades, en tu capacidad para llevar el proyecto adelante es muy importante.
  • Capacidad de asumir riesgos: poner en marcha un nuevo proyecto siempre implica arriesgar, ya que están en juego tus ilusiones, tus expectativas, muchas veces tu tiempo o incluso tu dinero. La capacidad de sobrellevar las incertidumbres del principio, la capacidad de asumir los errores, los fracasos,  es muy importante para no tirar la toalla a la primera de cambio. Los niños Panyee demostraron tener estas aptitudes.
  • Creatividad: hacer las cosas de manera diferente, aportando valor. En el caso de los niños panyee aunque a priori no había ninguna opción de construir un campo de fútbol en su isla se les ocurrió y se las ingeniaron para hacerlo encima del mar. Nadie hubiera apostado por esta posibilidad ni creído que unos niños pudieran hacerlo… pero la creatividad unida a la pasión y la perseverancia NO TIENE LÍMITES!!
  • Capacidad de organización y planificación: para llevar adelante un proyecto en muchas ocasiones deberemos formar un equipo y organizarlo. Así, capacidades de coordinación y habilidades sociales son muy importantes para conseguir los objetivos planteados.  Si os fijáis en el vídeo existe un primer niño que anima y organiza al resto, sería el líder, capaz de poner en marcha el proyecto.

¿Qué otros valores, habilidades, actitudes, etc. encontráis en estos niños? ¿Cómo pensais que podemos trabajarlas con nuestros hijos?

Comparte y Disfruta:
error: Content is protected !!