Archive / Valores

RSS feed for this section

Recursos para una educación en valores

El valor de las pequeñas cosas


Hoy quería simplemente hacer una reflexión sobre la importancia de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida cotidiana. En eso, si os fijáis bien, nuestros hijos nos dan una lección todos los días…

¡Cómo aprecian cualquier pequeña cosa que ocurre! Desde llegar a un césped y ponerse a hacer la croqueta, hasta cocinar un bizcocho, ir al cine o pegarse una carrera por casa en pelotaris muertos de risa antes de meterse en la bañera…  , saben exprimir bien cada momento de la vida ¿verdad?

¡Cuánto deberíamos aprender de ellos!

Y es que ¿qué sería de la vida si no lográramos disfrutar de esas pequeñas cosas?

#TALENTINA lo tiene muy claro:

Cosas que me chiflan

¿Y vosotr@s? ¿Con qué disfrutáis cómo si fueráis niñ@s?

Si te ha gustado esta reflexión ¡compártela!

Comparte y Disfruta:

Por qué hemos decidido celebrar el Día de Acción de Gracias y cómo lo prepararemos


El Día de Acción de Gracias se celebra en los Estados Unidos el último jueves de Noviembre. Se trata de una fiesta nacional para pasar en familia. El país entero se paraliza, para que os hagáis una idea es el día de más tráfico aéreo de todo el año. La gente vuelve a sus lugares de origen para estar con los suyos.

Ese día la tradición marca cenar todos juntos y el pavo es el plato estrella de todas las cocinas, eso sí, con diferentes salsas y guarniciones. También el pastel de calabaza es muy típico ese día. Aquí os dejo un menú completito por si os animáis a hacerlo.

Acción de Gracias, agradecer, agradecimiento, educación, valores, familia, talentina

Lo cierto es que nunca se me había pasado por la cabeza celebrarlo. Sin embargo, este año nos vamos a animar. ¿Qué por qué?. Ahí van nuestras razones:

  • Porque me parece una idea fantástica tener un día especial para AGRADECER. Nuestros hijos tienen muchas más cosas de las que pueden necesitar y sobre todo las esenciales (salud, hogar, familia, AMOR…) y está bien encontrar un momento para pararse y dar las gracias por todo ello. De hecho, intentamos hacerlo cada día, pero me gusta la idea de tener un DÍA OFICIAL DEL AGRADECIMIENTO (y hasta ahora no lo teníamos, jeje..).
  • Porque es un buen momento para reflexionar, para valorar y para compartir todo lo que tenemos.
  • Porque es una oportunidad para conocer la tradición de otro país y abrirles la mente a otras culturas. La idea es investigar el origen de esta fiesta y preparar juntos platos típicos de ese día que no solemos hacer habitualmente en casa.
  • Porque es un buen momento para inaugurar la Navidad y darle un sentido más allá de los turrones y los regalos.
  • Porque cualquier excusa es buena para hacer una cena especial y a los niños les encanta!

Nosotros lo adaptaremos a nuestras vidas y lo celebraremos el viernes, porque al día siguiente no hay cole y así podrán quedarse más tiempo.

Dedicaremos unos días antes a prepararlo todo. Buscaremos juntos información sobre el origen de esta tradición tan bonita.  Si os interesa el tema os recomiendo esta página en la que podréis conocer más detalles de la historia.

También pondremos un tablón o una cartulina en casa en la que durante los días antes iremos escribiendo las razones por las que queremos dar las gracias. Como el peque aún no sabe escribir, también valen dibujos!

Dedicaremos tiempo a pensar y a escribir (o dibujar) las razones por las que damos las gracias al resto de los miembros de la familia y las leeremos antes de empezar la cena.

Cenaremos y probaremos los nuevos platos y después dedicaremos un tiempo a escribir postales para felicitar las navidades y dar las gracias a la familia que está lejos.

Ah! Y también tendremos banda sonora! En el cole de mis hijos la ponen a todas horas y nos encanta, os dejo con esta canción “GRACIAS A TI” por si no la conocéis.

Y vosotros ¿Os animáis a celebrarlo? ¿Hay alguna otra fiesta de otro país que hayáis incorporado en vuestras vidas? ¡Estoy abierta a escucharlas todas!

Si te ha gustado el post ¡Compártelo!

Comparte y Disfruta:

10 iniciativas solidarias para hacer con los niños


He estado recopilando iniciativas solidarias para hacer con nuestros hijos y quería compartirlas con vosotros. Es cierto que no tienen por qué hacerse en Navidad, cualquier momento del año es bueno para regalar solidaridad en forma de colaboración o donativo, pero en estas fechas siempre surgen más iniciativas de este tipo y quizás sea un buen momento para empezar a transmitir a nuestros hijos nuestro “espíritu solidario”.

educar en la solidaridad

Ahí van algunas ideas para hacer con ellos:

1.      Es un buen momento para donar aquellos juguetes, ropa o libros que están en buenas condiciones pero que ya no usan, de esa manera otro niño podrá disfrutar de ellos. Es importante que el niño empiece a ser consciente de que no todos los niños tienen lo que necesitan. Que sea él mismo quien elija los juguetes, los cuentos o la ropa que va a donar hará que no le cueste tanto desprenderse de esas cosas. Cruz Roja suele tener un programa para recoger los juguetes, cada ciudad tienen unos puntos de recogida, y algunos colegios también empiezan a hacerlo.

2.    El apadrinamiento entre niños es un proyecto de Ayuda en Acción y Wedu es el personaje que les acompaña en esta aventura solidaria. Ayuda en Acción envía a los niños el muñeco y a través del intercambio de cartas con niños de Latinoamérica, y de distintos materiales para divertirse y aprender en familia (juegos, concursos, posters, cómics y actividades) y de la página web del proyecto, los niños españoles van descubriendo cómo viven los niños en países con menos oportunidades, qué dificultades tienen, qué comen, cómo son sus colegios, etc. Además, los adultos también reciben informes sobre los proyectos que se están llevando a cabo gracias a su colaboración. Así, padres e hijos se implican activamente en el objetivo común de mejorar el mundo 🙂

3.       La Fundación Crecer Jugando, que defiende el derecho de los niños a jugar, organiza cada año la campaña “Un juguete, una ilusión”, seguro que muchos de vosotros habéis oído hablar de ella. Podemos hacer que sea el niño quien saque dinero de su hucha (5 euros) para comprar el bolígrafo solidario. De esta manera implicaremos al niño.

4.       También podemos cocinar algo con nuestros hijos y llevarlo a la Cocina Económica con ellos, para la gente que lo necesita.

5.       Reciclar los tapones de los envases que utilicemos en casa. No cuesta nada tener una bolsa en casa con los tapones de los envases que vamos a tirar. Cada vez son más los padres que necesitan juntar toneladas de tapones para ayudar a su hijo. Es importante contarle la historia al niño para que conozca la realidad de otros niños y recordarle cada vez que metamos un tapón en la bolsa estaremos haciendo algo importante por alguien que lo necesita. Veréis como enseguida es vuestro hijo quien os recuerda que hay que guardar el tapón.

6.      Colaborar en la operación kilo para los bancos de alimentos, ya sea dando comida o bien colaborando como voluntarios para clasificar y repartir la comida entre los más necesitados. Si vamos con el niño al supermercado podemos explicarle la iniciativa y hacer que sea el niño quien coja los alimentos que vamos a donar y se los dé a los voluntarios.

7.    ¿Sabéis que aldeas infantiles cuenta con una selección de postales navideñas? Podemos enviar postales navideñas solidarias a nuestros familiares 🙂

8.      A través de la página de Educo también podemos hacer donativos para las Becas comedor e incluso comprar regalos reales (kit escolar, kit dental, kit de juegos, etc.) para niños que lo necesitan. Podemos hacer el donativo o comprar el kit con nuestros hijos.

9.       Pastillas contra el dolor ajeno, iniciativa de Médicos Sin Fronteras para proveer de medicamentos a personas enfermas sin recursos. Las podéis encontrar en muchas farmacias y lo mismo, podemos explicarles el objetivo y hacer que saquen de vez en cuando el dinero de su hucha para comprarlas cuando vayamos a la farmacia.

10.   Juegaterapia también ha creado unos bebés pelones fantásticos para que cuando nuestros hijos jueguen con ellos se acuerden de los niños que están malitos. Los venden en juguettos  y su importe íntegro va para ayudar a niños con cáncer.

Os he puesto ejemplos de algunas iniciativas que me han parecido interesantes para hacer con los niños pero hay muchas más en las que podemos colaborar a nivel local. En cada ciudad o en cada pueblo existen organizaciones, asociaciones, etc. a las que poder ayudar. Y no siempre tiene que ser con dinero, puede ser también con nuestro tiempo y colaboración.

Para terminar sólo algunos apuntes:

  • Es importante que compartamos la historia que hay detrás de nuestra acción con el niño, que sepa por qué hacemos eso y cuál es el objetivo… eso le motivará y le hará sentirse parte de algo importante.
  • Enseñarle con nuestro ejemplo diario. De nada sirve hacer una acción puntual en Navidad si el resto del año ignoramos los problemas de la persona que tenemos al lado. Nuestra actitud, nuestro sentir, nuestra manera de estar en el mundo será lo que le quedará al niño.
  • Es importante hablar con el niño sobre lo que pasa en el mundo, cualquier excusa es buena para hacerlo y que empiecen a ser conscientes de otras realidades (las noticias, un problema de algún familiar, amigo o vecino, etc.).
  •  Implicar siempre al niño en la medida de lo posible. Que no sean meros espectadores sino hacer que se sientan partícipes del proceso, de la donación, del regalo, etc… y hacer que descubran la satisfacción que supone el poder ayudar a otra persona.

¿Qué más iniciativas solidarias conocéis para hacer con nuestros hijos?

Estoy deseando escuchar vuestras propuestas 😉

Si te ha gustado este post o piensas que puede ser útil ¡compártelo!

Comparte y Disfruta:

Educar para la PAZ


Uno cuando ve las noticias y lee los periódicos no puede dejar de preguntarse ¿por qué? ¿cómo puede ser que el ser humano llegue a ser tan inhumano y tan cruel? ¿cómo se gesta ese odio? ¿cuánto rencor debe acumular alguien para comportarse de esa manera?

Yo sólo veo una solución para cambiar las cosas: la educación. Y es que ante la impotencia debemos pensar que el cambio, como tantas veces, comienza en cada familia.

Educar en el amor y la paz

Eduquemos a nuestros hijos en el respeto y en el valor de la diferencia.

Enseñémosles a ver lo bueno del otro, por muy distinto que sea, porque seguro que podrá enseñarnos cosas que nos enriquezcan.

Insistámosles en que no todos tenemos que pensar o sentir igual, tener el mismo color de piel o hablar la misma lengua… en la diversidad está la riqueza.

Preocupémonos no sólo de que nuestros hijos no sufran acoso, sino también de que no sean ellos los que se lo hagan sufrir a otros.

Eduquémosles para que ayuden al de al lado, para que cooperen más y compitan menos, para que sean solidarios y comprometidos.

Enseñémosles a ser empáticos, para que no miren a otro lado cuando alguien sufra.

No podemos cambiar el mundo, pero sí nuestra pequeña parcela, y si todos lo hacemos, esa parcela será TAN GRANDE que el mundo empezará a ser, al fin, un lugar más habitable.

Comparte y Disfruta:

Cómo hablar con nuestros hijos


Hoy os traigo un vídeo que invita a la reflexión desde la siguiente pregunta ¿qué pasaría si habláramos con otros adultos igual que hablamos con nuestros hijos?

Verlo me ha hecho pensar en lo ridículos que resultamos a veces los padres vistos desde fuera. Sí, es obvio que no es lo mismo hablar con una amiga que tener que educar a un niño, imagino que en eso estamos todos de acuerdo, pero… ¿de verdad es necesario hablarles en ese tono tan arrogante o soberbio? ¿No resultaríamos muy maleducados e irrespetuosos si habláramos así con otro adulto? ¿Por qué lo hacemos entonces con nuestros hijos que es lo que más queremos?

Talentina: Mejor dejar huellas que cicatrices

Quizás a veces, de una manera inconsciente, tendemos a reproducir frases, tonos o comportamientos que nuestros mayores utilizaban con nosotros cuando éramos pequeños sin cuestionarlos ni un segundo…

Sin embargo, creo que vale la pena revisarlos y reflexionar acerca de cómo podemos EDUCAR sin caer en esos mismos errores… y es que la firmeza no se obtiene siendo más “bordes” o más cortantes, más al contrario, se obtiene mediante la argumentación y la explicación pausada de las cosas. Si los niños entienden por qué las hacemos de una determinada manera, será mucho más fácil que reproduzcan el comportamiento que tratamos de inculcarles… sin olvidar siempre, lo más importante, nuestro EJEMPLO!

Por eso os dejo este vídeo, porque vale la pena la reflexión,  y quizás haga que al menos por un día (ojalá que sean muchos más!) hagamos el esfuerzo de hablarles como se merecen 😉

¿Qué opináis vosotr@s?

Comparte y Disfruta:

8 recursos para educar niños felices


Cada uno de nosotros tenemos una predisposición innata o natural a ser más optimistas o más pesimistas. Sin embargo, esta predisposición no es inalterable… Se puede entrenar el pensamiento positivo, se puede entrenar el poner el foco en las soluciones, en las oportunidades y en lado bueno de las cosas; en vez de en los problemas, en las dificultades y en los inconvenientes.

Según los expertos los factores externos sólo predicen un 10% de nuestra felicidad a largo plazo, el otro 90% depende de cómo nosotros nos enfrentamos a esos factores externos, y ahí es donde podemos intervenir los padres, para hacer que nuestros hijos tengan recursos suficientes para enfrentarse a la vida “en positivo”.  En este sentido, os propongo algunas ideas/recursos, etc. para entrenar este pensamiento positivo en nuestros peques:

Talentina y el pensamiento positivo

  1. ¡Hoy hace un día maravilloso! Me encanta despertar a mis chiquitines de esta forma, da igual que llueva, que truene, que haya dormido poco o nada… Me gusta que sea la primera frase que escuchan en el día porque solamente por tener la oportunidad de vivirlo ya lo es… quizás ahora que son tan pequeños no le den importancia a esta frase pero estoy convencida de que con el tiempo esa manera de ver el nuevo día irá dejando un poso en ellos que les invitará a pensar que así es, que cada día, por el simplemente de serlo, ya es MARAVILLOSO.
  2. Valorar: mientras vamos en el coche de camino al cole me gusta recordarles la SUERTE tan grande que tienen de poder ir al cole o a la guarde a jugar, a aprender muchas cosas, a estar con sus amiguitos, etc. Mi niña que tiene 4 años se sorprende muchísimo cuando le digo que no todos los niños pueden hacerlo… muchos tienen que andar kilómetros a pie para poder ir al cole y nosotros en unos minutos en el coche llegamos a clase…Enseñarles a apreciar lo que tienen, a valorarlo, y a que se den cuenta de su suerte es la mejor vacuna contra el egoísmo…
  3. Disfrutar de cada instante y enseñarles que la VIDA se compone de MOMENTOS y no de cosas…. reírnos con ellos, jugar, cantar canciones… saborear y exprimir cada minuto del día intentando que no padezcan nuestro “estrés” y nuestras prisas.
  4. Dar gracias: al final del día dedicamos siempre unos minutos a hacer un repaso de lo que nos ha pasado y sobre todo nos fijamos en las cosas buenas y damos las gracias por ellas. Siempre, todos los días, hay cosas buenas…sólo debemos fijarnos bien y poner el foco en ellas en vez de en las cosas que no han sido tan agradables… VALORAR y AGRADECER están directamente vinculados con el sentido positivo de la vida ¿por qué no practicarlo entonces desde pequeños?
  5. Implicarles desde pequeños en actividades solidarias. Que vean que el mundo no siempre es color de rosa pero que siempre se puede hacer algo para cambiarlo… Está demostrado que ayudar a personas de nuestro entorno (familiares, amigos, compañeros, etc.) genera satisfacción y sensación de felicidad.
  6. Animarles y ayudarles a cultivar sus propios proyectos, sus sueños, aquello que les gusta hacer… es muy importante dejarles tiempo y espacio para sus hobbies, para que hagan aquello que de verdad les llena…
  7. Intentad habladles siempre en positivo, usando más el SÍ que el NO, poniendo el ACENTO EN LO QUE HAY QUE HACER en vez de en lo que hay que evitar… Eso hará que a la larga ellos también lo hagan…
  8. Por último, pero no menos importante:
  • Recordad que el cariño y el amor son la base de cualquier aprendizaje
  • Dadles mucha confianza en ellos mismos, que sepan que si quieren y se esfuerzan siempre PUEDEN
  • Y no olvidar que nosotros somos su mejor referencia, si queremos que tengan un sentido positivo de la vida deberemos empezar por encontrarlo y practicarlo nosotros mismos.

Si tratamos de establecer estos hábitos en los niños desde que son pequeños estoy segura de que serán más felices ¿Y a ti? ¿Qué otros hábitos se te ocurren para contagiar a nuestros peques del espíritu positivo de la vida?

Si te ha gustado el post ¡compártelo!

Comparte y Disfruta:

Cómo ayudar a nuestros hijos a sacar lo mejor de sí mismos


Hoy quería compartir con vosotros una reflexión que llevo haciéndome algún tiempo: ¿Cuántos son los condicionantes sociales que limitan nuestra conducta? ¿Cuántos factores externos no nos dejan “brillar” y sacar lo mejor de nosotros? ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hij@s a que estos condicionantes no les influyan de manera tan decisiva?

El secreto está en superarnos a nosotros mismos

Hace poco leía un artículo en el País, que os recomiendo leer, y que me llamó poderosamente la atención. En él se explicaba cómo un experimento con jóvenes estudiantes de Estados Unidos demostró que ante una pregunta concreta cuya respuesta era en principio muy “obvia” los alumnos contestaban de manera equivocada, aun sabiendo la respuesta correcta, sólo para no llevar la contraria al grupo, para no sobresalir y no destacar dentro de él.

Este experimento demostró la capacidad que tiene la presión social de anular o inhibir el talento. Los alumnos preferían hacerlo mal pero formar parte de ese grupo, antes que hacerlo bien pero quedarse al margen o arriesgarse a sentir el rechazo del resto.

Y es que, para muchos, la presión social sigue constituyendo una barrera difícil de sortear por no decir imposible. Muchas veces, de forma inconsciente, tal y como dice el artículo que os menciono, TEMEMOS “llamar la atención en exceso- e incluso triunfar- por miedo a que nuestras virtudes y nuestros logros ofendan a los demás… “

Y yo me pregunto ¿En qué clase de sociedad vivimos en la que se tiene miedo, no ya a equivocarse (que eso daría para otro post) sino a hacerlo bien, a destacar por encima de los demás positivamente?

Quizás detrás de esto se encuentra el miedo al rechazo… pero ¿por qué genera rechazo cuando debería ser causa de admiración?….

El artículo habla de la “envidia” como un mal que nos impide alegrarnos de las alegrías ajenas porque no hacen sino poner de manifiesto nuestras propias “carencias”… y que hace que cuando alguien destaca en algo en vez de alegrarnos, aplaudirle, elogiarle y admirarle… nos dediquemos a apartarle, criticarle y excluirle del grupo.

¿Qué podemos hacer para cambiar esto? ¿Cómo hacer que este patrón de comportamiento desaparezca? No podemos cambiar el mundo, pero sí nuestra pequeña parcela… ¿Y cómo?… Pues enseñando a nuestros hijos desde pequeños a:

  • Creer en sí mismos y a tener confianza en su criterio, en su intuición, que aprendan a escuchar su voz interior para ser realmente ellos mismos. Reforzar en ellos el pensamiento propio, aun por encima del de la colectividad, porque sólo así encontrarán su propio camino y conseguirán dejar salir su propio talento… Muchas veces la “intuición” sí es buena consejera…. Hagamos caso de lo que sentimos, de lo que somos, de lo que llevamos dentro… intentando dejar de lado los prejuicios y los “qué dirán”.
  • Desechar el pensamiento destructivo  (el rechazo, la crítica, la censura, la exclusión, etc.) porque destruyen al otro pero además también nos destruye a nosotros mismos, simplemente porque no nos hará sentirnos bien, no nos ayudará a crecer como personas, a mejorar ni a aprender cosas nuevas de otros…
  • Potenciar y “practicar” con ellos el pensamiento constructivo, el aplauso, el elogio, la admiración, etc. Poner siempre el “foco” en lo bueno de las personas. Esta actitud nos hará aprender del comportamiento ajeno y nos empujará a querer mejorar y crecer como personas y a querer cultivar aquello que admiramos del otro, a “elevarnos por encima de nuestras limitaciones” y aprender cosas todos los días.
  • No dejarse arrastrar ni influir en exceso por “los grupos” o no hasta el punto de no ser nosotros mismos porque, a fin de cuentas, un grupo en el que no podamos expresar nuestra opinión y nuestro criterio con confianza y libertad es un grupo que nos encorseta y nos limita… Será además un grupo que nos arrastre donde vaya la mayoría pero que no nos permita “brillar” con luz propia.

¿Os imagináis que todos los padres lográramos transmitir esto a nuestros hijos? Conseguiríamos, en primer lugar, que fueran más felices y conseguiríamos, al fin, vivir en una sociedad en la que cada uno pudiera dar lo mejor de sí mismo y “brillar” con luz propia, sin miedo al rechazo, a las críticas y a las envidias.

El reto es importante, y no digo que sea fácil, pero comienza en cada familia…

Os dejo para terminar con un fragmento de la película “El Club de Los Poetas Muertos” que tiene mucho que ver con este tema. Nos habla de la importancia de encontrar tu propio camino “Camina a tu aire”. Espero que lo disfrutéis 🙂

Si te ha gustado este artículo ¡compártelo!

Embedly Powered

Embedly Powered

Comparte y Disfruta:

Las inteligencias múltiples de Gardner: todos podemos desarrollarlas

Las inteligencias múltiples de GardnerCuando yo era niña era habitual que en los colegios realizaran el test del coeficiente intelectual, supongo que todos lo recordaréis. Se trataba de un test basado fundamentalmente en competencias lingüísticas y matemáticas y determinaba la “inteligencia” de cada niñ@.

Aún recuerdo a nuestro tutor ir llamando a niño por niño para comunicarle el resultado y también recuerdo los comentarios en el recreo acerca de la puntuación de cada uno. Era como si de aquel número que saliera dependieran las oportunidades que ibas a tener en la vida y  la suerte que ibas a correr.

¿Estabas más cerca de ser muy inteligente -lo que conllevaría éxito en la vida- o te acercabas más a los baremos de los tontos que serían unos pobres infelices?… TRISTE MENSAJE pienso ahora, y además, con mucho “poder” en una edad en la que la personalidad de los niños se está formando y su autoestima depende en gran parte de lo que digan de ellos.

De manera intuitiva siempre pensé que la inteligencia no podía ser tan fácil de determinar. Bastaba observar cuánta gente con resultados excepcionales en este test, resultaba no tener muchas habilidades para relacionarse con los demás, para desenvolverse, para superar dificultades o resolver conflictos… y al contrario, cuánta gente con resultados no precisamente sobresalientes destacaban en ámbitos que nada tenían que ver con las matemáticas o la lengua (podía ser en el dibujo, en la música, en los deportes, en las habilidades sociales, etc.) y que por tanto no se medían.

En 1983 Howard Gardner, galardonado décadas más tarde con el Premio Príncipe de Asturias, nos hablaba en su libro de la teoría de las inteligencias múltiples: después de muchos años de investigación señalaba que existen muchos tipos de inteligencias o capacidades. Según su teoría TODOS tenemos todas, aunque de manera innata tenemos más desarrolladas unas que otras.

¿Cuáles son las inteligencias que describe Gardner?

  1. Lingüística-verbal
  2. Lógico-matemática
  3. Espacial
  4. Musical
  5. Corporal-kinestésica
  6. Intrapersonal- se refiere al conocimiento de uno mismo y los procesos relacionados: autoconfianza, automotivación
  7. Interpersonal – implica la capacidad de establecer relaciones con otras personas
  8. Naturalista

Además, recientemente ha indicado que hay dos tipos más de inteligencias en fase de estudio: la pedagógica y la espiritual.

No sé si efectivamente éstas son todas las inteligencias o si con el tiempo se irán añadiendo más a la lista, pero de lo que personalmente no tengo ninguna duda es de que Gardner estaba en lo cierto cuando hablaba de que no hay un solo tipo de inteligencia y de que todos tenemos todas, eso sí, unas más desarrolladas que otras.

Este cambio de concepción me parece fundamental por dos razones:

–          La primera, porque desecha el concepto de “listo, tonto” que nunca me gustó y que además no creo que exista.

–         La segunda, porque nos dice que todos podemos desarrollarlas… no son algo estático y fijo, una especie de don divino que tienes o no tienes “a ti te ha tocado esto y es lo que hay” sino que pueden evolucionar y desarrollarse y así, con trabajo y esfuerzo, podemos superarnos en todas ellas.

Los que me seguís sabéis que éste es el enfoque que me gusta transmitir a mis hijos: el trabajo y el esfuerzo son lo que nos permite avanzar y evolucionar.

Partiendo de esta teoría Gardner considera que el propósito de la escuela “debería de ser desarrollar todas las inteligencias y ayudar a las personas a alcanzar metas que sean apropiadas para la inteligencia que tengan más desarrollada”. Para ello recomienda atender a las diferencias individuales de los niños y tratar de individualizar el método de enseñanza y las evaluaciones.

Sin embargo, a pesar de que la teoría de Gardner es hoy ampliamente aceptada, el sistema educativo no ha sabido, al menos por ahora, trasladar este planteamiento a las aulas.

Se van dando pasos, claro que sí. En el cole de mi hija por ejemplo, en el primer trimestre de infantil nos dieron una charla sobre este tema para romper esquemas preconcebidos de los padres que venimos de la generación del “coeficiente intelectual”. No sé si sabrán o no llevarlo a la práctica pero al menos se van rompiendo muchas barreras.

Estoy convencida de que aunque falta mucho por hacer estamos asistiendo a un cambio de paradigma según el cual nuestr@ hij@ no podrá ser ya “etiquetado” como el listo o el tonto de la clase, sino que se tratará de destacar y de potenciar lo mejor que tenga.

Mientras el cambio en las escuelas se va gestando, los padres, desde casa, tenemos mucho que aportar. Nosotros sí que podemos brindarles esa educación personalizada que nos permita “descubrir” sus capacidades y potenciar aquello que despierta todo su interés.

¿Y para qué? pensaréis…

Para mantenerles motivados, una de las claves, a mi entender, del aprendizaje.

Os dejo con un vídeo de una entrevista al propio Gardner en el que explica muy bien su teoría y lo que ha supuesto. Espero que lo disfrutéis:

Embedly Powered

¿ Y tú? ¿Qué opinas sobre este tema? Déjame tus comentarios y si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Comparte y Disfruta:

Educar para competir o educar para cooperar


Este es un tema que me he cuestionado como madre. Y es que en alguna ocasión me he sorprendido diciéndoles a mis hijos… venga, a ver quién de los dos llega antes, a ver quién gana… y cosas por el estilo…

En cierta manera todos hemos sido educados en la cultura de la competitividad. La sociedad moderna nos obliga a ser mejor que el otro, a sacar mejores notas, a competir en el trabajo para alcanzar nuestros objetivos y  muchas veces incluso para conservar nuestro puesto…

Sin embargo, cuando uno se para a pensarlo con detenimiento… no existe lugar para la duda… qué educación queremos ofrecer a nuestros hijos: queremos enseñarles a que vean a su compañero, su amigo, su primo, su vecino, su hermano, a aquella persona que tienen al lado… como a un rival a quien vencer, como alguien a quien ganar y con quien competir para lograr mejores resultados… y que hagan ese camino solos y en un ambiente hostil….o por el contrario queremos ofrecerles una educación en la que predominen los verbos AYUDAR, EMPATIZAR, COMPARTIR, CONECTAR, COOPERAR… en la que el otro ya no sea un adversario a batir sino alguien con quien SUMAR…

Talentina "Prueba a DAR y verás qué grande te sientes"

Mi respuesta y mi propuesta pasa por la siguiente reflexión que hoy quiero compartir con vosotros:

–     COMPETIR, sí, pero CON UNO MISMO, para superarnos día a día. Esforzarnos por alcanzar nuestros objetivos y por ser mejores cada día…  y esto requiere constancia, creer en uno mismo, TRABAJAR DURO y fijarnos muchas veces en otros que son mejores que nosotros, para estimularnos y lograr parecernos a ellos en aquellos aspectos en los que nos superan. Aprender de los mejores, y TODOS lo somos en algo… Hacer que el RETO y la motivación sea superarnos a nosotros mismos.

–      COOPERAR CON LOS DEMÁS. Ser capaces de sumar esfuerzos y voluntades, de trabajar en equipo, de escuchar, de empatizar, de COMPARTIR proyectos e ilusiones y de CONTAGIARLAS… Ser solidarios y entender que la persona que tenemos al lado no es un rival a quien vencer sino una persona como nosotros con sus virtudes y defectos, con su fortalezas y debilidades… alguien de quien poder aprender, con quien poder avanzar, crecer y enriquecernos en muchos aspectos.

Y esto es lo que me gustaría transmitir a mis hijos: competir con nosotros mismos, no cejar en el empeño, no rendirse, trabajar duro, ser constantes y tenaces… porque sólo así conseguiremos alcanzar nuestras metas….

Pero cooperar con los demás, porque todos somos diferentes, únicos y especiales y porque creo firmemente que no hay nadie en el mundo de quien no podamos aprender algo… sólo hay que prestar atención y ESCUCHAR… un verbo que a veces cuesta poner en práctica…

Lo cierto es que aunque en la sociedad de hoy en día la competitividad se imponga creo que algo está ya cambiando… cada vez hay más corrientes de pensamiento y más personas que abogan por la colaboración como forma de establecer sinergias y de alcanzar nuestros objetivos…  y la capacidad de establecer relaciones sólidas y de trabajar en equipo empiezan a ser ya valores en alza en muchas empresas…

No sé si de esta manera nuestros hijos y nosotros mismos llegaremos lejos en el mundo laboral pero lo cierto es que tampoco me preocupa porque creo que sólo así conseguiremos arañar la felicidad y hacer de este viaje que es la vida un camino bonito, amable y gratificante…

Con tu puedo y con mi quiero, vamos juntos compañero. M. Benedetti #multiplicandotalentos ;=)

Donde no llegues tú, llegaré yo.  actitud #FdV #talentosolidario ;=)

Y vosotros ¿Qué opináis?

Comparte y Disfruta:

Estimular la lectura desde casa


Quiero inaugurar una sección del blog en la que compartiré con vosotros libros, cuentos, poesías y otras lecturas que nos pueden ayudar a transmitir valores a nuestros hijos o que nos pueden ser muy útiles y servir de inspiración a los padres.

La primera de mis entradas en esta sección quiero que esté destinada a transmitir y contagiar a nuestros hijos esa PASIÓN y ENTUSIASMO por la lectura desde que son bien pequeños porque como dice Talentina...

Talentina "Leer es soñar con los ojos abiertos"

Y es que leer es una de las actividades que más contribuyen a desarrollar su imaginación y que les va a permitir abrir su mente hacia un montón de mundos nuevos que de otra manera nunca descubrirían…

Hace un par de meses compré el libro “Ideas prácticas para animar a la lectura desde casa” de Fran Nuño.

Fomentar la lectura en los niños

No se trata de un libro para leerles a nuestros hijos sino de un libro para “inspirarnos” a los padres.

Lo cierto es que me ha dado un montón de ideas para contagiar a mis hijos la PASIÓN por la lectura. Y es que el libro nos propone un montón de juegos y actividades para compartir con nuestros hijos en torno a los libros, y también una serie de microcuentos, poemas y obras teatrales para “enganchar” a los peques.

Y es que incentivar y motivar a la lectura desde que son pequeñitos es algo que podemos hacer los padres con pequeñas acciones en el día a día.

Os indico algunas de las ideas que más me han gustado y que pienso hacer con mis chiquis:

EN CASA:

  1. Rincón de lectura: creemos un ambiente lector en casa, podemos crear un rincón especial de lectura con tan sólo una butaca, una mesita con libros y una lamparita!
  2. Biblioteca del niño: que tengan su propio espacio para sus libros y hacer que éstos se encuentren en un lugar agradable, divertido, dinámico y que esté al alcance de sus manos para que puedan cogerlos en cualquier momento.
  3. Diario de lecturas: podrían fabricarlo ellos mismos con un pequeño archivador y fichas en las que incorporen el título, autor, editorial, género, tema, páginas, etc. de los libros que van leyendo. También pueden añadir la puntuación en función de si les ha gustado mucho o poco, la fecha de comienzo de la lectura y la fecha de finalización, a quién se lo recomendarían, otros libros del autor, un resumen, un dibujo, etc… Se pueden añadir tantas cosas como queramos!
  4. La hora del cuento: encontrar el mejor momento, no necesariamente ha de ser antes de acostarse, a veces los papis estamos tan cansados a esa hora que queremos acabar cuanto antes y eso se nota. En la lectura del cuento es importante la interpretación, no leer el cuento de forma lineal sino diferenciar las voces de los distintos personajes y teatralizar en cierta manera para captar más la atención del niño. Y esto no lo he leído en el libro, pero lo hago en casa y me encanta! Hacer que sean ellos quienes nos cuenten a nosotros el cuento, a su manera, con su vocabulario, pero os sorprenderéis del resultado :=).
  5. Juegos en torno al cuento: aquí el libro nos propone unas cuantas actividades que podemos hacer para estimular su amor por los libros, como utilizar fotos familiares para inventar cuentos, realizar un dibujo sobre un texto leído, inventar cuentos con palabras elegidas al azar, hacer un marcapáginas especial, convertir el hogar en un museo dedicado a un libro que elijamos, jugar a las librerías,   etc.

FUERA DE CASA:

  1. Hacerles socios de la Biblioteca Pública y visitarla con frecuencia. Les divertirá mucho y es un plan muy apetecible para el sábado por la mañana por ejemplo que hay más tiempo. Allí podéis pasaros un buen rato viendo libros, ojeándolos, palpándolos, y decidiendo cuál pedir prestado para leer en casa los próximos días. Les llenará de ilusión!
  2. Visitar con frecuencia librerías, la feria del libro, Cuentacuentos, etc. INVOLUCRARLES en todas aquellas actividades que de una manera lúdica y divertida les puedan “enganchar” a los libros.

Por último un consejo yo diría “básico”: Nunca obligar. Se trata de que contagiemos nuestra pasión no de que la impongamos, pues entonces muy probablemente obtendremos el resultado opuesto.

Espero que os haya inspirado este post. ¿Se os ocurren más ideas para estimular a nuestros hijos a leer?

Comparte y Disfruta:

Aprender de los niños

Experimento CompartePara acabar la semanita quería compartir con vosotros un vídeo que me ha gustado especialmente por lo positivo que es, por lo que dice del ser humano, de su naturaleza y de su espíritu generoso y solidario…

La ONG Acción contra el hambre hizo un experimento con veinte niños agrupados por parejas. A la espera de una supuesta sesión fotográfica, los niños se quedaban solos en una sala frente a platos que escondían su merienda.

Al levantar los cubreplatos se encontraron con una sorpresa inesperada: el plato de uno de los niños tenía un sándwich de nocilla mientras que el del otro estaba vacío…  ¿Cómo reaccionaron los niños? ¿Qué creéis que pasó?

Pues señores, pasen y vean… todo un ejemplo del que deberíamos aprender los adultos.

Compartiendo podemos combatir el hambreAcción contra el Hambre lanza Experimento Comparte para estudiar el comportamiento del ser humano cuando se enfrenta a la realidad de un mundo mal repartido…

Embedly Powered

Embedly Powered

Para reflexionar… #leccionesdevida 

¡Espero vuestros comentarios! 

Comparte y Disfruta:

Ideas para fomentar en los niños su amor por la naturaleza


Os doy algunas ideas que intento aplicar con mis hijos para que aprendan a querer, a valorar y a cuidar la naturaleza y a disfrutar de ella:

Talentina "el mejor momento ahora, el mejor lugar aquí"
1-   
Salir de la ciudad. Acostumbrarlos a hacer al menos una o dos excursiones al mes (si son más mucho mejor) para jugar al aire libre rodeados de naturaleza, da igual el tiempo que haga. Podéis ir al campo, a la montaña, a la playa, o a cualquier sitio donde puedan respirar aire puro y estar en contacto con ella. Así vivirán en primera persona las distintas estaciones del año:

  • En invierno disfrutarán de la nieve. No hace falta irse a esquiar si no queréis, podéis encontrar alguna ladera para que jueguen simplemente. Por un precio muy razonable podéis compraros un trineo y disfrutar de días de nieve estupendos!
  • En otoño verán caer las hojas de los árboles y podéis explicarles por qué se produce, etc. También podéis llevaros una cesta e ir a coger setas, moras ó castañas. A vuestros hijos les encantará esta actividad, les hará sentirse útiles, y pasaréis un día muy agradable.
  • En primavera conocerán la naturaleza en estado puro con todo tipo de flores y árboles en su máximo esplendor. Podéis aprovechar para enseñarles distintos tipos de flores (margaritas, tulipanes, girasoles, etc…) y de animalitos (saltamontes, mariquitas, hormigas, lagartijas, mariposas, ardillas si las hay, etc.)
  • En verano podéis acercaros a algún río para que se puedan refrescar un poquito y disfrutar de un día de pic-nic o si tenéis la playa cerca acercaros a ella para que disfruten del mar y la arena.

2-   Visitar los parques con mucha frecuencia, en vuestro día a día. Dejad que corran, que experimenten y se relacionen con todos los elementos que haya. Podéis observar a los pajaritos y a los patos con ellos y llevarles un poco de alimento para que los niños se los den.

3-  Visitar una granja de animales cualquier día del año también puede ser una experiencia fantástica. Seguro que cerca de vuestra ciudad existe la posibilidad de visitar una granja y pasar un día mostrándoles cómo ordeñan una vaca, cómo ponen huevos las gallinas, cómo esquilan una oveja o cómo corren los caballitos.

4-   También podéis iniciarles en el senderismo. En todas las provincias hay numerosas sendas para hacer a pie. En vuestra oficina de turismo podéis informaros acerca de distintos recorridos, de su grado de dificultad y el tiempo estimado para que no haya sorpresas. Llevaros siempre agua y algo para comer y parar siempre que sea necesario para disfrutar de la naturaleza, no es una carrera, se trata de disfrutarlo!

5-    Hacer con los niños una ruta a caballo también es una buena manera de que vayan perdiendo el temor a los animales y de que estén en contacto con ellos.

6-   Aprovechar las vacaciones para disfrutar juntos de todos los elementos de la naturaleza, o bien de la playa con la arena, el mar, las rocas, etc… allí podéis buscar cangrejos, conchas, caracolas, etc…o bien de un entorno más campestre, de camping o en una casa rural por ejemplo para estar más en contacto con la montaña, los animales de granja, los pastos, etc.

7-   Llevarles al museo de ciencias naturales o a la casa de las ciencias de vuestra ciudad también puede ser una experiencia interesante que les acerque a la naturaleza y les ayude a conocerla un poquito mejor. Al llegar a casa podéis compartir impresiones e incluso hacer dibujos sobre lo que más les gustó.

8-   También podéis visitar algún jardin botánico, algún acuario o zoo

9-  Salir a hacer deporte por alguna senda… podéis coger la bicicleta, los patines o simplemente salir a correr con ellos… será divertido y se lo pasarán en grande!

10- Proporcionar ocasiones para que el niño se acerque al mundo animal (pájaros, perros, gatos, hormigas, caracoles, etc.) que conozca y comprenda su forma de vida y sus necesidades, aprendiendo a cuidarlos, a quererlos y a respetarlos.

11-  Observar las estrellas al anochecer. Algunos niños tienen especial interés por conocer el cosmos, así que se les puede llevar al planetario o invitarles a observar el cielo a través de un telescopio.

12- Si tenéis la posibilidad, también es una buena idea plantar con ellos alguna hortaliza en el huerto. Lo interesante es poder seguir todo su proceso hasta que finalmente se pueda tomar y cocinarlo o tomarlo después en casa con ellos…

13-  En casa también podemos hacer muchas cosas para fomentar su amor por la naturaleza:

  • Enseñarles a cuidar las plantas (que las rieguen con nosotros, será además una tarea que les encantará, que les hablen con cariño y las mimen), también pueden plantar una semilla en un tarro de cristal o en una maceta con tierra para que vean cómo regándola y cuidándola va creciendo día a día.
  • Si tenéis mascota es una oportunidad para que aprendan a respetar a los animales, a cuidarles y a quererles. 
  • Leerles cuentos que fomenten su amor por la naturaleza y que implícitamente les vayan enseñando lo importante que es cuidar el medio ambiente y las cosas que podemos hacer para protegerlo.
  • Involucrarles en el proceso de reciclaje y explicarles por qué se hace…

Os recomiendo además el libro “Educar en verde”, de Heike Freire, en el que encontraréis más  ideas para acercar la naturaleza a los niños.

Espero que os haya gustado. ¿Qué otras cosas se os ocurren?

Comparte y Disfruta:

Cómo desarrollar en los niños competencias para la vida


Como madre me interesa mucho indagar en formas de educar que ayuden a desarrollar competencias y habilidades en los niños de forma integral y cada vez descubro más iniciativas que despiertan en mí el entusiasmo de creer que hay muchas cosas que se pueden hacer de otra manera, que hay mucho por descubrir, que hay otras formas de educar y de transmitir valores…

Una de estas iniciativas es LÓVA, LA ÓPERA, UN VEHÍCULO DE APRENDIZAJE… esta iniciativa impulsada por el Teatro Real ha permitido y está permitiendo que muchas escuelas empiecen a trabajar por proyectos… Así, se trata de que sean los propios niños los que creen una ópera… A cada niño se le asigna un papel: intérprete, guionista, maquillador, técnico de luces, etc… y ese niño, guiado por un experto, debe desempeñar su papel de forma autónoma y con la responsabilidad de saber que de su trabajo depende en gran medida que el proyecto conjunto salga adelante…

Embedly Powered

via Vimeo
El objetivo último no es tanto crear la ópera en sí, que también, sino todo lo que los niños aprenden y descubren durante el proceso: a trabajar en equipo, a negociar con sus compañeros, a desarrollar habilidades en un determinado “oficio” hasta el punto de que llegan a saber más que sus profesores en ese área, a desenvolverse y hacer las gestiones oportunas para lograr hacer su trabajo, a desarrollar sus capacidades creativas, etc…

En definitiva, “desarrollan capacidades y habilidades que les servirán para la vida”… Además, esta iniciativa mejora su desarrollo lingüístico, su “autoconocimiento” y aumenta su autoconfianza y su autoestima al comprobar que realmente son capaces de llevar ese trabajo a cabo…y sobre todo, no se trata de algo que les han contado, sino de una experiencia que han vivido y que por tanto ¡no olvidarán!

Os dejo con una entrevista a una profesora de primaria que participó en el proyecto y que explica muy bien la experiencia y todo el aprendizaje que supuso para  los alumnos y para los propios profesores. Lo cierto es que da mucho que pensar…

Y acabo con una reflexión: es cierto que es difícil cambiar la escuela y hacer que haya más iniciativas como ésta… y es que como bien dice esta profesora hoy por hoy los programas lectivos son muy extensos y dejan poco tiempo para dedicarlo a este tipo de proyectos… ¡ojalá que con el tiempo cambien las cosas! porque desde mi punto de vista no hay mejor manera de transmitirles valores y de desarrollar sus capacidades y habilidades que a través de la experiencia… pero mientras tanto no olvidemos que la educación comienza en casa…Mi propuesta y mi reflexión se dirige a los padres… si en la escuela no se hace tanto como nos gustaría, ¿por qué no intentar trabajar de esta manera desde casa?

Tendremos algunas limitaciones pero seguro que también otras ventajas…

Ahí os lo dejo…  ¿Qué opináis?

Si te ha gustado este post ¡compártelo!

Comparte y Disfruta:

Despojarnos de nuestras ataduras para educar

Educar sin atadurasEn un taller de creatividad al que asistí hace ya algún tiempo, el ponente nos relató una historia para reflexionar acerca de nuestros prejuicios, de nuestras ataduras, de la mochila de creencias que todos llevamos a nuestras espaldas y de las limitaciones que eso puede comportarnos. Aquella historia me dio mucho que pensar y hoy la quiero compartir con vosotros.

Se trata de un experimento científico que se hizo con algunos monos. Lo cierto es que no sé qué tiene esta historia de verdad o de leyenda, pero en cualquier caso, explica muy bien los patrones de comportamiento por los que nos guiamos en muchas ocasiones.

El experimento consistió en meter a tres monos en una sala y en una de las esquinas se colocó una escalera que permitía alcanzar un plátano colgado del techo. Como es normal al poco tiempo de estar en la sala los monos quisieron alcanzar el plátano pero lo que ocurrió es que al subir la escalera se les roció a todos con agua helada a presión. Los monos intentaron una y otra vez coger el plátano, pero el resultado siempre era el mismo…. así que los monos, ya muy escarmentados, desistieron y optaron por no repetir nunca más la experiencia…

Lo que se hizo entonces fue sacar a uno de los monos y meter a otro mono nuevo… al ver el plátano, este mono lo primero que hizo fue intentar subir rápidamente la escalera para cogerlo pero sus compañeros fueron a pegarle propinándole golpes y patadas para impedir a toda costa que se acercara a la escalera… ni siquiera le dieron la oportunidad de intentarlo…

A continuación se sacó de nuevo a uno de los monos del principio y se metió a otro mono nuevo. Ocurrió exactamente lo mismo, que todos fueron a pegar al mono nuevo para que no intentara subir la escalera y coger el plátano… lo más sorprendente fue que el mono que no había sido empapado por el agua helada fue el que con más contundencia y convicción le golpeó…

Así se hizo varias veces, introduciendo a monos nuevos cada cierto tiempo y el resultado siempre era el mismo: monos que nunca habían sido rociados con agua helada seguían el patrón de comportamiento que habían aprendido a pesar de no haber experimentado por ellos mismos el motivo del peligro….

El caso es que el plátano acabó convirtiéndose en una especie de tabú inalcanzable… y a pesar de quitar el efecto del agua helada… ninguno volvió ya a intentar cogerlo…

Os dejo aquí un vídeo en el que se muestra muy bien este experimento:

Embedly Powered

Embedly Powered

Todos tenemos obviamente una vida detrás, un pasado, unas experiencias, una mochila cargada de cosas buenas y malas, de anhelos, de frustraciones, de éxitos y de fracasos…. Cada una de esas experiencias se sitúa en un contexto determinado, en un ambiente determinado y obviamente son vividas por nosotros mismos que tenemos nuestro propio carácter…

Mi propuesta pasa por intentar desprendernos de todo ello para poder educar niños libres y felices, intentar no pasarles la factura de nuestros miedos, de nuestras frustraciones o fracasos, ni siquiera la de nuestros éxitos y anhelos… todos ellos están fundamentados seguramente en un contexto y en una realidad que quizás nada tiene que ver con la de nuestros hijos…

Por supuesto que podemos y debemos compartir con ellos nuestras experiencias vitales porque sólo así crearemos un verdadero vínculo emocional con ellos y a fin de cuentas constituyen lo que somos hoy día … pero intentemos distanciarnos un poco de ellas…

Dejemos que sean ellos mismos y sus propias experiencias las que vayan forjando su carácter y su destino, dejemos que sean ellos los que vayan descubriendo sus propios sueños,  los que encuentren sus propios miedos y sus propias limitaciones… dejemos que sean ellos los que vayan llenando su propia mochila de experiencias vitales buenas y malas… no les carguemos también con la nuestra!

No es una tarea fácil pero creo que merece la pena, cuanto menos, hacer el esfuerzo de intentarlo..

¿Qué opináis de todo esto?

Comparte y Disfruta:
error: Content is protected !!