Duérmete mi niña


El apego infantilAyer por la noche estaba intentando dormir a mi hija, ella daba vueltas hacia un lado y hacia    el otro, se frotaba los ojos y no paraba de hacer todo tipo de muecas y de aspavientos… no había forma   de que se durmiera. Se notaba que tenía sueño porque siempre que me dice que le pican los ojos es porque se está cayendo pero el caso es que no lograba conciliar el sueño, y eso que lo intenté todo: cuentos, nanas…

De repente sin yo decirle nada me dice: “Mamá, es que no me quiero dormir porque mañana cuando me despierte no vas a estar, estarás trabajando y no quiero…”

Como comprenderéis casi me desarma… y es que entendí la angustia que le producía saber que después de un fin de semana juntas llegaba el lunes, “el cole” y con ello el trabajo de mamá, y de papá claro.

Una de las cosas que te trae la maternidad es la vuelta a tu infancia, y es que yo misma aún recuerdo algunas de mis pataletas agarrada a la pierna de mi madre para que no se fuera a trabajar… y recuerdo esa sensación de desamparo cuando se iba… por eso la entendí tan bien…

Intenté explicarle que sólo me iba un ratito, que debía hacerlo, pero que enseguida volvería con ella… pero lo cierto es que con tres años no puedes aspirar a que lo entienda, como mucho a que lo acepte y ya está.

Durante los primeros años de vida los niños necesitan mucho a sus padres… pasar tiempo con ellos, y saber que están ahí. Sin embargo la sociedad moderna hace cada vez más difícil conciliar la vida laboral y familiar. Lo sufrimos los padres, pero sobre todo lo sufren nuestros hijos.

Os transcribo un párrafo de un artículo de Carlos González sobre el tema del en los primeros años de vida. Este pediatra habla de lo importante que es el afecto y la seguridad que les damos a nuestros hijos en sus primeros años.

            Por desgracia, las madres escuchan a veces consejos como “no lo cojas en brazos, no le des el pecho, no juegues tanto con él… si se acostumbra, sufrirá más cuando tengas que volver a trabajar”. Pero así el sufrimiento es mayor, y desde el primer día; lo único que disminuye es la manifestación externa de ese sufrimiento. No, al contrario, dele a su hijo todo el cariño y todo el contacto físico que pueda, durante todo el tiempo que pueda. Que tenga el mejor comienzo.

             Después de los tres años, y sobre todo de los cinco, ese buen comienzo da frutos manifiestos. Son entonces los niños que habían tenido una relación más intensa con su madre, más brazos, más contacto, más juegos, los que mejor se adaptan a la separación. Porque el cariño ilimitado de los primeros años les ha dado la confianza en sí mismos y en el mundo que necesitan para iniciar el camino de la independencia. Ahora sí que están contentos en la escuela, y es verdadera felicidad y no simple apatía, una felicidad basada en la seguridad de que su madre volverá y les seguirá queriendo.

¿Qué opináis sobre este tema?

También te puede interesar:

Educar las emociones de los más pequeños

Comparte y Disfruta: